29 oct. 2013

"Olveiroa"

Lugar: Olveiroa
Situación: Parroquia de Olveiroa, concejo de Dumbría   
Localización: Lat. 42º 57’ 58.59’’ N - Long. 9º 2’ 22.07’’ W
Etapa en la que se encuentra: Negreira - Olveiroa
Dista: 32,6 Kmts. desde Negreira - 5,7 Kmts. al desvio de Finisterre - Muxía
Altitud: 280 mts.
Camino: De Finisterre
Provincia: Coruña


Hórreo en A Ponte Olveira 

Superado el curso del río Xallas, sobre “A Ponte Olveira”, solo mil quinientos metros de carretera y un repecho nos separa del pequeño, pero histórico pueblo de Olveiroa.


Estratégicamente situado en el nudo de comunicación entre las tierras de Santiago, la Costa occidental, Soneira y Bergantiños, además del paso del río Xallas, razón por la cual, según reflejan algunos documentos, existió desde tiempos medievales una fortaleza o “casa forte” en la zona, dedicada a controlar dicho tránsito.


Pese a la considerable trasformación del pueblo en los últimos tiempos, pueden verse numerosas muestras de arquitectura popular en buen estado de conservación, testigo de su pasado eminentemente agrícola.


En el extremo sur del pueblo, rodeada por el cementerio, se encuentra la pequeña iglesia parroquial de Santiago.


El edificio con nave de planta basilical, muros de mampostería y cubierta de teja a dos aguas, es original de finales del siglo XII o principios del XIII, aunque sufrió numerosas e importantes reformas durante el siglo XVIII y XIX, especialmente tras ser parcialmente destruida por las tropas francesas.


En la fachada, sobre la que se levanta la espadaña de un cuerpo con arco de medio punto, se abre una puerta adintelada bajo una curiosa representación del Apóstol y una ventana rectangular.


L@s Peregrin@s dejan atrás Olveiroa cruzando el arroyo de Santa Lucía, cuyas aguas proceden de una milagrosa fuente que cura las enfermedades de los ojos. El manantial nace junto al cercano santuario de Santa Lucía, popular patrona de los ciegos y abogada de los problemas de la vista.

25 oct. 2013

Dos mochilas llenas, muchas ganas e ilusión y un Camino por delante!!!

Hoy abrimos el blog a Rebeca y Oscar; otros debutantes en los últimos 111 … y contagiados por el “llocus jacobeaus”.


Así empezó nuestra historia el pasado día 2 de octubre de 2013 cuando nos pusimos las mochilas al hombro y el Camino por montera …



Cuando pocos meses antes nos propusimos hacer el Camino de Santiago, nunca pudimos pensar que esa experiencia fuera tan enriquecedora. Ahora, una vez conseguido el reto de llegar a Santiago andando desde Sarria, no nos cansamos de recomendarla a todo el mundo.



Nuestro periplo por el camino se inició el día 2 llegando a Sarria a dormir para comenzar el día siguiente a recorrer a pie desde allí los 111 km que distaban a Santiago de Compostela. En un primer momento teníamos previsto recorrer esa distancia en 5 días, pero como tampoco teníamos prisa por llegar, consideramos que el tiempo a invertir lo iríamos viendo por el camino ya que lo que pretendíamos era vivirlo y disfrutarlo al máximo. Y así fue…. finalmente fueron 6 los días que tardamos en llegar a Santiago. Pero ahora que ya está hecho, no nos hubiera importado haber tardado más días porque vale la pena vivirlo con intensidad.



A grandes rasgos, y una vez “besado el Santo”, podemos afirmar ambos que “aunque cueste recompensa”!. La verdad, que cuando nos decidimos a hacerlo, teníamos intención de entrenar algo para coger aguante y resistencia física ya que éramos conscientes que andar una media de 20 km al día, durante varios días seguidos y cargando con bastante peso a la espalda no es poca cosa, sobre todo para uno de los dos que está todo el día sentado...



Sin embargo, por diferentes circunstancias no pudimos hacerlo y de ahí que el primer día surgieran las primeras molestias (a una más que a otro) pero que dado lo vivido, apenas molestaban ...



El Camino nos enganchó a ambos en la primera etapa y además desde el minuto cero. Nada más salir del albergue para empezar a recorrerlo y a seguir las flechas amarillas, nos contagiamos del ambiente que se respiraba, se veía y se sentía en Sarria esa mañana. A pesar de ser muy pronto, y sin apenas haber andado ya sabíamos que esa experiencia iba a ser muy gratificante y nos hizo presagiar el Buen Camino que tendríamos por delante.



Y así fue: grandes peregrinos por todo el Camino recorrido, paisajes inimaginables, temperatura perfecta, relax y desconexión a raudales, paz interior y sobre todo un reto que conseguir. Aunque poco a poco y paso a paso, pero tampoco sin perder el ritmo, hicimos esa primera etapa y llegamos a Portomarín. Tras ella vino la segunda llegando a Palas de Rei, para continuar a Melide ...



... Arzúa, O Pedrouzo y terminar allí… en Santiago!. 



En cada pueblo al que llegábamos dejábamos un recuerdo de las anécdotas vividas en cada etapa, de las satisfacciones personales de lo realizado y sobre todo hacíamos balance de lo vivido y vaciábamos las mochilas de todas aquellas preocupaciones particulares que se habían unido en esta experiencia, para así dejarnos ver lo que de verdad importa en la vida.



Finalmente, tras vernos en la Plaza de Obradoiro la sensación que tuvimos no fue otra que la de orgullo personal y orgullo hacia el otro. Lo habíamos conseguido, habíamos logrado nuestro reto, habíamos superado todos los desafíos por los que tuvimos que pasar, los dolores de hombros y espalda del primer día, los dolores del tendón de Aquiles de los restantes, los dolores de tobillos, de rodillas y el cansancio y la desesperación de ciertos momentos. Tanto fue así que no podíamos ni hablar, sólo nos abrazamos y sentimos. La emoción era tal que no teníamos palabras para describir ese momento, nos tiramos en el suelo, cerramos los ojos, nos cogimos de la mano y por segundos disfrutamos de nuestro momento. Fue mágico e indescriptible pero sólo por eso, hay que vivir la experiencia de hacer el Camino de Santiago.



Además, en esa última etapa donde ya se podía ver “la luz al final del túnel” nos organizamos bien y, tras sufrir un poco, llegamos para la misa del peregrino de las 12:00, la cual fue espectacular. En ella nos sentimos como campeones!! Estábamos ahí, lo habíamos hecho, habíamos podido y aunque no fue fácil (pero tampoco imposible) lo habíamos hecho porque pesaban más las ganas y la ilusión que el desánimo, y sobre todo porque aún en los momentos más difíciles en los que te planteas ¿qué hago yo aquí? piensas que “querer es poder” y nosotros sobre todo, queríamos hacer el Camino de Santiago.


 

Además, el ver a otros peregrinos que estaban peor que tú te hacía replantearte las sensaciones que iban viviendo a la cabeza y darte cuenta que todo en esta vida con esfuerzo y tesón se consigue y así fue, lo conseguimos. Y por supuesto, no queríamos defraudar a todas aquellas personas que habían apostado por nosotras y que nos acompañaron, de una u otra manera, durante las 6 etapas dándonos ánimos y confiando en que lo lograríamos. En especial a los que hacéis éste blog, pues fue nuestra guía en todo momento y sin vuestra ayuda, estamos seguros que estas palabras hubieran sido diferentes.


Muchas gracias Rebeca y Oscar, por este cariñoso regalo. Ana, Toño y Vicente

El viaje ha merecido mucho la pena, ha sido algo que nunca nos podríamos haber imaginado así hasta que lo hemos vivido y sobre todo, ha resultado muy enriquecedor en muchos aspectos. Lo hemos puesto muy arriba en nuestra lista de vacaciones vividas… Porque para ser justos, debemos confesar que el reto de hacer el Camino de Santiago surgió en un primer momento como “destino de vacaciones” y sin embargo, no sólo fueron unas vacaciones inolvidables sino que fue mucho más. Queríamos corroborar en primera persona lo que la gente contaba tras haberlo hecho y no nos defraudaron los testimonios leídos, y escuchados, porque todo es poco… 



Está claro que “el Camino engancha” así que no sólo no descartamos hacer más etapas sino que uno de los dos ya está preparando su próximo Camino en bici… 



Finalmente, llegamos a casa felices de lo realizado, con espíritu renovado y sobre todo, listos para emprender el verdadero camino, el de la vida cotidiana y además, trajimos las mochilas llenas de recuerdos, experiencias, valores y sobre todo actitud positiva. Tanto es así que no queremos dejar de recomendar a todo el mundo que viva esta experiencia. 
 Rebeca y Oscar 
(Oviedo)  
Octubre 2013
Todas las fotos, que ilustran la entrada, son de Rebeca y Oscar.

22 oct. 2013

"Olcoz"

Lugar: Olcoz
Situación: Municipio de Biurrun - Olcoz, parroquia Añorbe
Localización: Lat. 42º 39’ 51.83’’ N - Long. 1º 40’ 50.04’’ W
Etapa en la que se encuentra: Monreal - Óbanos
Dista: 18, 2 Kmts. desde Monreal - 9, 8 Kmts. hasta Óbanos 
Altitud: 590 mts.
Camino: Aragonés
Provincia: Navarra



El pequeño pueblo de Olcoz, se encuentra sobre una colina situada en el mismísimo centro de Navarra y desde finales del siglo XIV una magnífica torre utilizada su privilegiado enclave para ser empleada como lugar de vigilancia y de conexión con los castillos del entorno.


La torre fue incendiada y destruida durante la guerra de la independencia (1811-1813) cuando albergaba las tropas de Napoleón, recientemente restaurada acoge en sus cuatro plantas, un centro de interpretación junto a diversos espacios dedicados a exposiciones y otros a servicios administrativos.


El aspecto indefinido que ofrece la iglesia de San Miguel, es el producto de numerosas reformas y transformaciones realizadas durante los siglos XVII y XVIII, borrando cualquier vestigio de su primitiva construcción a excepción de la portada del muro norte, considerada original del siglo XII, y el torreón construido un siglo más tarde.


La portada original es una réplica casi exacta de la cercana Eunate y gracias a su buen estado de conservación, nos permite suponer como eran los relieves casi perdidos en alguno de los capiteles de Santa María.

Desde Eunate se puede ver Olcoz, su torre y la iglesia de San Miguel

La similitud entre las dos portadas, hace suponer que son obra del mismo autor. Sin embargo una popular leyenda cuenta una versión, quizá no tan creíble pero bastante más bonita, que incorporamos a la pestaña de Leyendas.

18 oct. 2013

"Iglesia de Santa María" de Ferreiros

Lugar: Iglesia de Santa María de Ferreiros
Situación: Municipio de Paradela, parroquia de Ferreiros   
Localización: Lat. 42º 47’ 1.44’’ N - Long. 7º 32’ 12.65’’ W
Etapa en la que se encuentra: Sarria - Portomarín
Dista: 12,8 Kmts. desde Sarria - 9,2 Kmts. a Portomarín
Altitud: 640 mts.
Camino: Francés
Provincia: Lugo


Este pequeño templo bajo la advocación de Santa María, situado en el barrio de Mirallos, es desde el siglo XVIII la iglesia parroquial de Ferreiros (lugar de herreros), entorno al cual crecieron la aldea y sus diferentes barrios. También se cita la existencia de un hospital de la Orden de San Juan en el lugar.


El templo original del siglo XII, inicialmente fue construido en un lugar distinto al que ocupa actualmente, al que fue trasladado piedra a piedra en el año 1798.


La austeridad y sencillez general del edificio, de nave y ábside recto, contrasta con la belleza del arco triunfal y la portada románica con tímpano bilobulado, a la que posteriormente se le añade una espadaña barroca.


La iglesia se encuentra rodeada por el característico cementerio gallego, con la peculiaridad de que en el centro del mismo y frente a la portada del templo se encuentra una pila bautismal.

15 oct. 2013

Blog Abierto a Felix Tafalla en el Camino Francés y III


Hoy colgamos las últimas etapas de Camino Francés de nuestro amigo Felix Tafalla, cuando lo comenzó en el año 2011 era un padre pre jubilado, pasó a ser un suegro jubilado y ahora es un abuelo con mucho trabajo. Razón por cual, tardó tanto tiempo en mandarnos esta crónica del Camino Francés, que finalizó en la pasada primavera.


Fieles a la cita del año anterior, mi amigo Carlos y yo, habíamos acordado retomar el Camino en Ponferrada en la primer ocasión posible y ésta se presentó en torno a mediados de abril. Unas semanas antes me pongo a entrenar, pues mi nuevo estatus de “abuelo”, me deja muy poco tiempo libre.
Tal y como acordamos el día 15 de abril, con la compañía de mi mochila tomo el bus con dirección a Ponferrada, donde me espera Carlos desde primera hora de la mañana, problemas de tráfico hacen que mi llegada se retrase un poco, lo que nos impide comenzar a caminar antes de la una de la tarde.



Del primer tirón llegamos a Cacabelos, donde sellamos en la iglesia museo y seguimos por delante de Santuario Virgen de las Angustias hasta llegar a Villafranca del Bierzo, pasando por los famosos viñedos y ante la puerta del Perdón, metros antes de alcanzar el mítico albergue Ave Fénix, donde pernoctamos y que desde hace años regenta la popular familia Jato.



El día 16 salimos pronto de Villafranca camino de O Cebreiro, por eso de afrontar la subida con el menor calor posible.



Vamos dejando atrás Pereje, Trabadelo, A Pórtela y tras un breve respostaje en Ambasmestas, reanudamos la marcha con la vista puesta en O Cebreiro, la panorámica que disfrutamos desde el alto, es espectacular, pese a llegar un poco tocado en un pie debido a una pequeña ampolla, mal curada.



Al día siguiente, antes de salir del albergue de O Cebreiro, recordé los consejos de mi amigo Vicente y confiando en su experiencia me calcé las sandalias Teva, que ya me acompañaron hasta Santiago.



Nos pusimos en camino temprano con la intención de llegar a Samos, otra de las recomendaciones de Vicente. Poco a poco se van sucediendo; el Alto de San Roque, Hospital de la Condesa, Padornelo, Alto del Poyo con parada a reponer fuerzas, Fonfría, O Biduedo y su pequeña ermita de los Abedules, Ramil y su impresionante castaño de 800 años y llegamos a Triacastela, donde además de una visita a la Iglesia de Santiago hacemos otro repostaje, para reanudar la marcha y de un tirón alcanzar Samos.



Punto y aparte merece la visita al Monasterio, la hicimos acompañados por el padre prior con absoluta libertad para hacer fotos. Terminada la visita, escuchamos misa cantada por los monjes. Fantásticos recuerdos.



Día 18: Abandonamos emocionados Samos camino de Portomarín, primera parada a desayunar y curar el pie en Sarria, Barbadelo, Ferreiros y el km. 100, van quedando atrás hasta que por fin avistamos Portomarín, nos instalamos en el albergue Ultreia y tras una nueva cura, salimos a comer y a conocer el pueblo.



El viernes 19, se nos hace relativamente corto, pues solo paramos en Gonzar a reponer fuerzas y pese a la aparente tranquilidad con la que nos tomamos la jornada, alcanzamos Palas de Rei a una hora muy adecuada.



El sábado salimos de Palas de Rei pensando en el pulpo de Ezequiel y parece que el camino se nos hace más corto, San Xiao, O Coto, Laboreiro y el puente de Furelos, que nos deja a las puertas de Melide.



Tras la obligada parada a comer pote y pulpo en Ezequiel, retomamos la marcha con el estómago lleno y mejor cara, lo que nos ayuda a llegar al albergue de Ribadixo da Baixo, los primeros de la tarde.



El domingo 21, con las huellas del camino en el pie, nos encaminamos despacio hacia Pedrouzo, donde pasamos la noche para afrontar la última etapa de este maravilloso Camino, ya se huele Santiago.



Lunes 22 de abril de 2013: Ultimo día para terminar éste Camino que comenzamos el 20 de Mayo del 2011 en Roncesvalles. Nos ponemos en marcha camino de Mote Do Gozo, hoy los lugares se suceden de manera más lenta y entre los rodeos que nos hacen dar y el dolorido pié, el Camino parece interminable, pero cuando desde el Monte del Gozo vemos las torres de la catedral se olvida todo. Después de tomar unos refrescos y con el pié a rastras, continuamos camino a Santiago a recoger nuestra Compostela y darle gracias al Apóstol por habernos ayudado en El Camino.



A lo largo de estas etapas he conocido a mucha gente y forjado una buena amistad con Carlos, al que conocí en Roncesvalles y no tenía ni idea de lo que era un credencial. También hemos pasado momentos regulares, nunca malos debidos principalmente a las ampollas en los pies, pero esto nos sirve de experiencia para los futuros caminos que nos quedan por hacer.



¡HASTA EL PRÓXIMO!

11 oct. 2013

"Tiebas"

Lugar: Tiebas
Situación: Municipio y parroquia Tiebas
Localización: Lat. 42º 41’ 37.7’’ N - Long. 1º 38’ 20.71’’ W
Etapa en la que se encuentra: Monreal - Óbanos
Dista: 13, 0 Kmts. desde Monreal - 15, 0 Kmts. hasta Óbanos 
Altitud: 560 mts.
Camino: Aragonés
Provincia: Navarra


En las faldas del monte Urraun y bajo una frecuente polvorienta bruma, producto de las grandes canteras que horadan la sierra de Alaitz, permanece Tiebas desde el siglo XIII. De su pasado vinculado a sucesivos monarcas navarros, únicamente se mantiene en pie la iglesia parroquial de Santa Eufemia originaria del siglo XIV, muestra del más puro estilo gótico rural.


Peor suerte corrió el castillo-palacio, del que apenas quedan algunos restos de sus antiguos y poderosos muros. Construido en el siglo XIII, sirvió de residencia a algunos reyes navarros, también de archivo real, de prisión y de lugar de ejecución, siendo destruido en 1378, durante las guerras con Castilla. 
Para más información visita: //navark.es/castillotiebas/