28 ago. 2015

"Don Gaiferos"


Hace unos años, antes de los cambios de ubicación de la oficina del Peregrin@, en uno de los descansillos de la vieja escalera, ...


... amenizaba la espera el romance que relata la peregrinación de don Gaiferos de Mormaltán a Compostela.


Según revelan algunos estudios, el personaje de Gaiferos de Mormaltán, es el Duque Guillermo X de Poitou, X Duque de Aquitania y Conde de Vienne, fallecido el Viernes Santo del año 1137 ante el Altar Mayor de la Catedral Compostelana.


“Adónde va aquel romero, mi romero adónde irá, 
camino de Compostela, no sé si allí llegará. 
Los pies cubiertos de sangre, ya no puede más andar 
pobrecito, pobre viejo, no sé si allí llegará. 
De largas y blancas barbas, ojos de dulce mirar, 
ojos tristes, leonados, verdes como agua de mar.
¿Adónde vas, peregrino, adónde quieres llegar?
Camino de Compostela, donde yo tengo mi hogar.
Compostela, esa es mi tierra, la dejé siete años ha, 
reluciente en siete soles, brillante como un altar.
Ven mi romero conmigo, juntos hemos de marchar, 
yo a la Virgen canto trovas, la Virgen de Bonaval. 
Yo me llamo don Gaiferos, Gaiferos de Mormaltán, 
si ahora no tengo fuerzas, mi Santiago me las dará. 
Llegaron a Compostela, fueron a la Catedral, 
y de esta manera habló Gaiferos de Mormaltán: 
Gracias mi señor Santiago, a tus pies me tienes ya, 
si quieres tomar mi vida, ya me la puedes quitar, 
que yo moriré contento en tu santa Catedral. 
El viejo de barbas blancas cayó mirando el altar, 
cerró los sus ojos verdes, verdes como agua de mar. 
El obispo que esto oyó, allí lo mandó enterrar 
y así murió, mis señores, Gaiferos de Mormaltán. 
Este es un de los muchos milagros que Santiago sabe obrar”.



I onde vai aquil romeiro, meu romeiro a donde irá, 
camiño de Compostela, non sei se alí chegará. 
Os pés leva cheos de sangue, xa non pode máis andar 
malpocado, probe vello, non sei se alí chegará. 
Ten longas e brancas barbas, ollos de doce mirar,
ollos gazos leonados, verdes como a auga do mar.
I onde ides meu romeiro, onde queredes chegar 
Camiño de Compostela donde teño o meu fogar.
Compostela é miña terra, deixeina sete anos hai, 
reluciente en sete soles, brilante como un altar.
Cóllase a min meu vellino, vamos xuntos camiñar, 
eu son trobeiro das trobas da Virxe de Bonaval.
I eu chámome don Gaiferos, Gaiferos de Mormaltán, 
se agora non teño forzas, meu Santiago mas dará. 
Chegaron a Compostela, foron á Catedral, 
Ai, desta maneira falou Gaiferos de Mormaltán:
Gracias meu señor Santiago, aos vosos pés me tes xa, 
si queres tirarme a vida, pódesme señor tirar, 
porque morrerei contento nesta santa Catedral.
E o vello das brancas barbas caíu tendido no chan, 
Pechou os seus ollos verdes, verdes como auga do mar. 
O bispo que esto oíu, alí o mandou enterrar 
e así morreu señores, Gaiferos de Mormaltán. 
Iste é un dos moito miragres que Santiago Apóstol fai


Ni en la ubicación actual, ni en la anterior, hemos visto el singular mural que recordaba la Peregrinación de Gaiferos de Mormaltán, ...


… una pena que junto al resto de la parafernalia no hayan trasladado éste trozo de la memoria de las Peregrinaciones.

25 ago. 2015

"Sandalias para El Camino"

Todo tipo de calzado en el Camino Primitivo, verano de 2004

Hace unos días, Rosa nos envió la foto de un curioso artículo sobre “El auge de las sandalias feas” y no quiero perder la ocasión de salir en defensa de ese calzado tan vinculado al Peregrinaje.


Accidentalmente, desde que en el año 2002 Ana y yo comenzamos en Roncesvalles nuestra particular aventura del Camino, la mayor parte de los kilómetros recorridos los hicimos en sandalias.

Camino Francés, verano de 2002

Lo de accidental fue debido a que nuestras flamantes zapatillas de running, nos hicieron unas “simpáticas” rozaduras durante el trayecto de Burguete a Roncesvalles y vuelta, así que las sandalias que teóricamente era el calzado de descanso, desde ese momento pasó a convertirse en titular para caminar.

Camino Francés, verano de 2003

Así que con las “feas” sandalias ya llevamos recorridos unos cuantos Caminos y en casi todas las estaciones, claro está que nos son adecuadas para cuando llueve o para cuando hace demasiado frío, pero por lo demás son perfectas y …

Camino Francés, verano de 2011

… quizá por eso, cuando se representa a los Peregrin@s medievales suelen ir calzados con ellas, es que los de antes sabían mucho.

Camino de La Costa, verano de 2015

Pero seguimos siendo unos “bichos raros”, pues no es extraño que durante nuestras jornadas de Camino, nos pregunten en reiteradas ocasiones de como somos capaces de caminar con ese “feo”, pero cómodo, calzado y siempre con calcetines.

Caminos Francés y de Finisterre, verano de 2013

Y también en febrero de 2006, en el Camino Francés

24 ago. 2015

"Retorno al trabajo"


No es demasiado frecuente retornar al trabajo, después de las vacaciones de verano, con ganas y los ánimos dispuestos para afrontar una nueva campaña. Pero en mi caso, hoy me incorporé a mi habitual trabajo desde hace 35 años, feliz y satisfecho tras 21 magníficos días de vacaciones, pese a los pocos momentos compartidos con nuestra hija y su “Paco”, … cosas de la vida.


Sería tremendamente egoísta e injusto, no hacerlo de ésta manera tras un espectacular verano, en el que en una vez más logramos llegar a Compostela, en ésta ocasión por el Camino de La Costa.


Y también, un año más, pudimos darle las gracias a “La Santina” por dejarnos llegar caminando juntos a Ana y a mi hasta la Cueva, para en ésta ocasión hacerle una petición con destino a Berlín, que como siempre, se cumplió a las pocas horas ¡La Santina nunca falla!.


Unas magníficas vacaciones, en las que en 21 días me dio tiempo para caminar algo más de 250 km., ir a la fiesta de Coru, ver la exposición de Guillermo, comer cosas ricas, ...


... beber mucha sidra, unos cuantos chupitos, algunas “Estrellas” de día, ...


... y fotografiarlas por la noche o al menos intentarlo, e incluso para ver el debut liguero del Sporting y el R. Madrid y muchas cosas más, pero ...


… sobre todo a descansar y disfrutar mucho de la compañía de l@s amig@s y la familia, pero especialmente de la de Ana.


Así que a éstas horas, ya habré cambiado mi imagen veraniega por una más habitual, ...


... vestido de traje con una colorida corbata y calzado con zapatos, dispuesto a afrontar la llegada del otoño y a preparar la campaña de invierno y Navidad, no sin antes hacer una escapadilla con Ángel y Mariano al Camino Francés, si Dios quiere.


Seguiremos publicando los martes y viernes, como antes de las vacaciones.

21 ago. 2015

"A Covadonga"


Como ya viene siendo habitual, también aprovechamos las vacaciones de verano, para nuestra peregrinación familiar a Covadonga.

L@s Fernández y yo en Covadonga

Éste año cambiamos un poco los tramos, pues la considerable mejoría de la rodilla de Ana la animó a acompañarnos durante todo el recorrido con la condición de dividirlo en dos etapas, realizando aproximadamente la mitad del trayecto en cada una de ellas.

Camino de la Cuesta de Xaular

Así que el pasado martes 18 de agosto, l@s Fernández y yo, a eso de las 7,45 de la mañana salimos de "La Villa" rumbo a Cúa, final previsto para la primer etapa.

Llegando a la carretera de Breceña, al fondo Miravalles, Paniceres y Coru

Iniciamos la andadura con un día más bien nublado y la temperatura ideal para caminar, poco a poco fuimos tomando altura y dejando atrás Fuentes, Coru, Breceña y el cruce de Piedrafita para llegar a Sietes a hora del café mañanero.

Antigua escuela y capilla de Ánimas de Breceña

Éste tramo discurre íntegramente por asfalto, salvo los 500 m. entre las casas del Moratín en Coru y la casa de Xaular, que se hacen por un empinado camino de tierra y piedra.

El valle de Borines, entre las nubes "los Picos"

Continuamos por Perviyao y Llares, para alcanzar Anayo y sus 473 m. de altura, que representan la cota más alta de la jornada, aquí iniciamos el descenso por las recientemente colonizadas ruinas del caserío de la Retuerta hasta Borines, para seguir por la AS-358 hasta Vallobal y Miyares, donde hacemos un breve repostaje.

Bajando a Borines, al fondo Miyares

Otro tramo sobre asfalto, con la excepción de 2 km. en el desvío por la Retuerta que discurren por caminos de tierra y hormigón.

El Sueve desde Sorribes

Desde Miyares a Cúa, el trazado es un suave sube y baja íntegro sobre asfalto, que discurre por La Goleta y distintos barrios de Sorribes entre numerosas casas de aldea, con el envidiable escenario de  de la sierra del Sueve como fondo hasta alcanzar el puente de Cúa, donde damos por finalizada la jornada.

Llegando al puente sobre el río Cúa

En torno a las 8 de la mañana del miércoles 19, retomamos la marcha desde el puente de Cúa en dirección a Covadonga, mañana fresca con una cortina de niebla que nos acompañó durante un buen rato y que agradecimos, pues a medida que el día avanzaba "Lorenzo" calentó de lo lindo.

Tomando el senderín de La Viña

Los primeros 3 km. los hacemos por un recorrido poco habitual, seguido durante un tiempo por nuestros colegas los "Amigos de la Cueva de Covadonga", éste asciende por la carretera de Castiello para desviarse por la derecha sobre un estrecho sendero, junto a un muro, que nos lleva hasta La Viña.


Continuamos por Prunales para incorporarnos a la N-634 a la altura del km. 347,5 por cuyo arcén recorremos los siguientes 3,2 km hasta Ozanes, donde abandonamos la Nacional por la derecha, sobre la PR-5 en dirección al Romillín.

La cuesta del Romillín

Superada la pendiente del Romillín alcanzamos la capilla de San José, donde se cambia el asfalto por la tierra del camino que rodea la ermita, sobre el que comenzamos un agradable descenso de 3,2 km. hasta la Vega de los Caseros.


En este punto toca atravesar, no sin cierta dificultad debido a la gran cantidad de tráfico con destino a Covadonga, la N-625 y el río Sella, para realizar otra corta parada antes de afrontar los 2 km. que nos separan de Cangas de Onís, que recorremos por un bonito y cómodo camino de tierra a la orilla del Sella.


Los siguientes 4 km. discurren por el antiguo camino, hoy pista asfaltada, que por la orilla del río Güeña une Celorio con la capital del concejo y por la que llegamos hasta Soto de Cangas.

Cola para el autobús a los Lagos

Atravesado éste turístico y alargado pueblo, nos incorporamos a la acera que discurre paralela a la carretera y ya no abandonamos, salvo para atravesar La Riera y unos metros en Muñigu, hasta llegar a los pies de "La Santina".

Puente de La Riera, al fondo el edificio del nuevo Albergue

En resumen: dos magníficos días para recorrer los 55,28 km. que separan "La Villa" de Covadonga y otra prueba de fuego para la rodilla de Ana, pues hacía 13 años que no se encontraba en condiciones de hacer el recorrido completo, ... cosas de la medicina moderna.

La Basílica desde Muñigu

Aunque el trayecto nos resulta bastante familiar, siempre nos sorprende con nuevas imágenes.


Estos son los enlaces Wikiloc de las dos etapas:



Así de guapa estaba el miércoles "La Santina"

18 ago. 2015

¿Camino del Norte o de La Costa?

Ascendiendo a La Xesta, Mondoñedo, Camino de La Costa

¿Del Norte o de La Costa?

Atardecer en la playa de La Espasa, Colunga, Camino del Norte

¿Cual es el nombre adecuado para referirse al Camino que discurre más cerca del mar Cantábrico?

Desembocadura del río Nalón, poco antes de Muros de Nalón, Camino de La Costa

Resultaría un tanto atrevido y probablemente polémico, asegurar si uno u otro nombre es el correcto o “verdadero” para referirse a éste trazado Jacobeo.

Albergue de Castropol, Camino de La Costa

Si bien yo diría que los dos son adecuados, me atrevo a matizar y diferenciar las dos nominaciones en función de diferentes factores, no sin antes aportar algunos datos aun más desconcertantes.


La oficina de acogida del Peregrin@, al entregar la Compostela y nombrar el Camino seguido para llegar a Santiago durante la Misa del Peregrin@, solo hace referencia al Camino del Norte y no al de La Costa.

Calle de Mondoñedo, Camino de La Costa

La UNESCO en los documentos de nominación e inclusión de los Camino norteños en la lista de Bienes Patrimonio Mundial, se refiere al mismo como ruta costera, utilizando la definición de Norte para todos los que discurren por la cornisa cantábrica.

Placa a los pies de la Catedral de San Salvador de Oviedo

Por otro, a los pies de la Catedral de San Salvador de Oviedo, una placa indica que en ese lugar nacen los Caminos Primitivo y de La Costa, mientras unos metros más adelante existe otra que describe la etapa Oviedo - Avilés, como la conexión con el Camino de La Costa.

Señalización en Llanes, Camino del Norte

Lo mismo ocurre en documentos medievales y en la amplia bibliografía y publicaciones que hacen referencia a los mismos, e incluso en la señalización del trazado se utilizan indistintamente uno u otro nombre.

Poco antes de Novellana, Camino de La Costa

Por lo que considero que queda suficientemente claro, que no existe un criterio unánime para referirse a éste itinerario, así que mientras tanto, nosotros seguiremos utilizando la denominación de Camino del Norte para las etapas que llegan a Oviedo y Avilés, por la ruta más cercana al Cantábrico.

Puente sobre el río Deva que une Cantabria y Asturias, Camino del Norte

Y Camino de La Costa para las etapas que desde Oviedo se dirigen a Santiago pasando por Avilés, Luarca, Ribadeo, Mondoñedo, Villalba, Baamonde y Sobrado dos Monxes hasta incorporarse al Camino Francés en Azúa.

Iglesia de Santiago de Azúa, Camino Francés

Siempre con el máximo respeto, hacia tod@s los que consideran oportuno referirse íntegramente a él como Camino del Norte o Camino de La Costa.

Cerca de Llanes, Camino del Norte