31/10/2014

"Iglesia del Santo Sepulcro" de Torres del Río

Lugar: Iglesia del Santo Sepulcro de Torres del Río
Situación: Municipio y parroquia de Torres del Río
Localización: Lat. 42º 33’ 7.42’’ N - Long. 2º 16’ 16.85’’ W
Etapa en la que se encuentra: Los Arcos - Logroño
Dista: 7,8 Kmts. desde Los Arcos - 20,6 Kmts. hasta Logroño
Altitud: 455 mts.
Camino: Francés
Provincia: Navarra


Esta pequeña joya románica fue construida en torno al año 1170, se cree que pudo ser obra de los caballeros de la Orden del Santo Sepulcro, evocando al de Jerusalén.


De planta octogonal, como Santa María de Eunate y Santiago del Monsacro, se levanta en tres cuerpos claramente diferenciados: el primero ciego salvo la puerta de acceso, el segundo con arcos de descarga apuntados que cobijan dos pequeñas ventanas y el tercero abierto por ventanales de medio punto con arquivoltas sobre columnillas, que rodean a las celosías que dan luz natural a una espléndida cúpula.


Sobre el cuerpo principal, emerge una torrecita que reproduce los volúmenes y formas del cuerpo inferior.

Imagen tomada desde Sansol, como puede comprobarse, punto considerablemente más alto

Algunos autores creen que su función podía ser doble; una como "linterna de muertos", en la que se mantenía encendido el fuego purificador que evocaba la Resurrección, y la otra, como faro guía de Peregrin@s. Utilidad, ésta última, muy cuestionada ya que la propia ubicación del templo, en la zona baja del pueblo y la barrera natural sobre la que se levanta Sansol, la oculta a una posible localización desde gran parte del entorno y desde el propio trazado del Camino de Santiago.


El edificio también conserva a ambos lados, ábside y una bonita torre cilíndrica. Al interior se accede por una sencilla puerta situada en el lado sur, en cuyo tímpano se encuentra la cruz patriarcal de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén.


A la planta de ocho lados ligeramente irregulares están unidos; la torre cilíndrica con escalera interior de caracol por el oeste, mientras por el este, lo hace el ábside de planta semicircular, ...


... en el que se custodia un Cristo crucificado románico de cuatro clavos y corona, original del siglo XIII, conocido como el Santo Cristo de los Caballeros del Sepulcro.


Pero quien realmente concentra la atención de l@s visitantes, es la impresionante bóveda de gruesos nervios entrecruzados, de clara influencia califal, que forman una hermosa estrella de ocho puntas.


Fijando la atención en estos nervios y en sus apoyos,se observa que surgen por parejas del centro de cada cara del polígono, quedando entre los mismos un espacio horadado por una celosía que tamiza la luz procedente de los ventanales del cuerpo superior, las aberturas están coronadas por representaciones de castillos. En los nervios aparecen pintados los nombres de los Apóstoles, así como un texto alusivo a la autoría de la iglesia "Me fecit". 


También llaman la atención las columnas y decoración de las que surgen los nervios. Así como el arco triunfal apuntado que abre paso al ábside y la decoración de los dos capiteles, en los que se representan las escenas del Descendimiento y las Tres Marías ante el sepulcro vacío.


El origen se atribuye, como es habitual al de todas las iglesias de planta centralizada y especialmente poligonal, a la Orden del Temple sin que existan pruebas documentales de ello. Por otra parte, se tiene constancia de la existencia en Torres del Río de un monasterio dependiente de Irache, sin que tampoco se puede fijar el origen monástico de la iglesia.

28/10/2014

"Torres del Río"

Lugar: Torres del Río
Situación: Municipio y parroquia de Torres del Río
Localización: Lat. 42º 33’ 3.39’’ N - Long. 2º 16’ 19.41’’ W
Etapa en la que se encuentra: Los Arcos - Logroño
Dista: 7,8 Kmts. desde Los Arcos - 20,6 Kmts. hasta Logroño
Altitud: 470 mts.
Camino: Francés
Provincia: Navarra


Encaramado sobre una pequeña loma sobre la margen derecha del río Linares y semi escondido por Sansol, es como encuentran l@s Peregrin@s, la pequeña villa de Torres del Río.


Se desconoce la fecha exacta de su fundación, aunque por las crónicas se sabe de su existencia antes de la invasión musulmana, siendo reconquistada tras la toma de Monjardín.


El casco urbano se distribuye, de manera irregular, en torno a la plaza de los Fueros, abundando por las empinadas calles casas de buen porte y tamaño, en las que no faltan grandes escudos.


Pero del singular conjunto sobresalen dos importantes construcciones.


La de mayor tamaño y emplazamiento dominante, es la iglesia parroquial de San Andrés.


Edificio gótico renacentista construido a finales del siglo XVI. Con planta de cruz latina y cabecera poligonal, se cubre casi toda con bóvedas estrelladas. Su gran altura, está reforzada por contrafuertes diagonales en la cabecera y el muro de los pies.


El interior guarda una pila bautismal del siglo XVI junto a un crucifijo y varias piezas y retablos del siglo XVII.


Pero la verdadera estrella de Torres del Río es la iglesia del Santo Sepulcro, una de las más importantes del románico navarro del siglo XII y la segunda de planta octogonal que se encuentra en el Camino Francés, a la cual le dedicamos específicamente una entrada. 


A poco menos de tres kilómetros de haber dejado atrás Torres del Río, l@s Peregrin@s se encuentra el Santuario de la Virgen del Poyo.


Según una popular leyenda, éste pequeño templo de planta cuadrada, se construyó en el siglo XVI para cobijar una imagen gótica de la Virgen, que en reiteradas ocasiones regresaba a éste lugar después de ser trasladada a Viana.


24/10/2014

"Sansol"

Lugar: Sansol
Situación: Municipio y parroquia de Sansol
Localización: Lat. 42º 33’ 13.05’’ N - Long. 2º 16’ 3.27’’ W
Etapa en la que se encuentra: Los Arcos - Logroño
Dista: 7,0 Kmts. desde Los Arcos - 21,4 Kmts. hasta Logroño
Altitud: 500 mts.
Camino: Francés
Provincia: Navarra


Como si de un faro se tratara, así aparece en el horizonte a los ojos de l@s Peregrin@s, la torre de la iglesia de San Zoilo de Sansol.


Si bien, se desconoce el origen de Sansol, la primer referencia histórica se remonta al año 1176 en el fuero de Los Arcos. Se cree que su nombre puede proceder de San Zoilo, mártir cordobés venerado en Navarra desde el año 858 y patrón de su parroquia.


Entre los edificios que forman su pequeño y abigarrado casco urbano, destacan numerosas casas y palacios de origen barroco, generalmente decorados con escudos.


En lo más alto de la loma, sobre la que nació y creció Sansol, se levanta la iglesia parroquial de San Zoilo.


El templo fue construido en la primera mitad del siglo XVIII, sobre otro del siglo XVI, del que se cree procede la pila bautismal.


La dificultad de poder realizar mejores fotos, del edificio y de su interior por estar cerrado, queda compensado con la magnífica panorámica que se disfruta desde su privilegiado emplazamiento de Torres del Río.

A la derecha Sansol, en el centro el río Linares y a la izquierda Torres del Río

Ambos pueblos están separados apenas por doscientos metros, aunque el tener que bajar y subir el barranco por el que corre río Linares, hace el trayecto un poco más largo.
   

21/10/2014

"Los Arcos"

Lugar: Los Arcos
Situación: Municipio y parroquia de Los Arcos
Localización: Lat. 42º 34’ 8.85’’ N - Long. 2º 11’ 32.83’’ W
Etapa en la que se encuentra: Estella - Los Arcos - Logroño
Dista: 22,4 Kmts. desde Estella - 28,4 Kmts. hasta Logroño
Altitud: 440 mts.
Camino: Francés
Provincia: Navarra



La villa de Los Arcos guarda, en las estrechas calles de su cuidado casco antiguo, numerosos palacios, casas nobles y edificios que sería injusto no mencionar, pero por encima de todos sobresale la iglesia parroquial de Santa María y su monumental torre.


El origen de éste gran edificio se remonta al siglo XII, cuando se construye una iglesia románica de la que apenas quedan restos. Entre los siglos XVI y XVIII se realizan las obras de construcción de un nuevo templo bajo la influencia del barroco. Con planta de cruz latina de una sola nave, cuenta con numerosos retablos, grandioso órgano, coro y sillería de singular belleza, que junto a la portada, claustro y torre, forman uno de los conjuntos artísticos más ricos y espectaculares de Navarra.


Un gran pórtico de siete arcos de medio punto, construido en el siglo XVIII, da cobijo a la plateresca portada de acceso del siglo XVI.


Compuesta por un arco de medio punto flanqueado por columnas corintias, entre las que aparecen las estatuas de San Pedro y San Pablo colocadas en hornacinas aveneradas. En lugar de archivoltas, tiene una especie de artesonado donde se representa al Redentor, los doce Apóstoles, dos profetas mayores y cuatro menores. En el tímpano, luce una imagen de la Virgen sedente con el Niño coronada por ángeles, que el sol ilumina cada atardecer de los días 23 de abril y 16 de agosto.


Llama poderosamente la atención la abundante decoración interior, destacando el gran retablo mayor, obra barroca del siglo XVII, presidido por una talla de la Virgen con el niño del último tercio del siglo XIII, conocida por los lugareños como la “morenica de los ojos zarcos”, que a raíz de una restauración realizada en 1947, perdió su color negro original.


También son de gran belleza los altares menores, las pinturas barrocas que cubren paredes y techos, ...


... la impresionante cúpula y ...


... el magnífico órgano dorado y azul de tres pisos, construido en el año 1761 y minuciosamente decorado.


El conjunto interior se completa con un amplio coro alto rectangular, cubierto por bóveda estrellada de nervios, con claves decoradas por cabezas renacentistas, estando dedicada la central al Padre Eterno.


Los tres frentes del coro están ocupados por una magnífica sillería manierista, realizada en madera de roble entre los años 1561 y 1577, sobre cuyos veintitrés respaldos corren bajorrelieves de talla policromada.


En el centro se encuentra un gran facistol (atril) triangular, profusamente decorado, sobre el que se exponen unos grandes libros corales del siglo XVII.


Desde la nave se accede al proporcionada claustro tardogótico del siglo XVI, cada una de sus crujías lleva cinco ventanales, todos ellos de triple parteluz.


El conjunto se completa con una altísima torre campanario, construida en la segunda mitad del siglo XVI.


Se eleva en cuatro cuerpos decrecientes, todos cúbicos a excepción del cuarto que es poligonal. El tercero elevado sobre una balaustrada, presenta contrafuertes cilíndricos en sus esquinas y arcos de medio punto para las campanas en sus frentes, coronándose por otra balaustrada.


En el último se adosan estilizadas columnas a sus aristas y en sus frentes se suceden medios puntos y óculos. La torre se remata con una cúpula con linterna circular, recorrida por pilastras acanaladas.


L@s Peregrin@s abandonan el casco histórico por el Portal de Castilla, obra original del siglo XVII y reconstruido en 1739, ...

 

... para una vez superado el curso del rio Odrón, ir dejando atrás poco a poco Los Arcos, no sin antes, pasar junto a la ermita de San Blas.


En un principio bajo la advocación de San Lázaro, es de construcción románica del siglo XII reformada en el siglo XVIII. Se cree que es el edificio que albergaba el hospital de peregrinos, al que hace referencia el “Liber Sancti Iacobi”, entre Los Arcos y Torres del Río.

Representaciones de Santiago en la iglesia de Santa María de Los Arcos