26 may. 2015

"Campomanes - Mieres"


El pasado domingo llegamos a Mieres y tan solo nos queda una jornada para alcanzar la “Sancta Ovetensis”.

Solo queda 1

Si todo discurre con normalidad el día de publicación de la presente entrada, festividad del Martes de Campo en Oviedo, “l@s tres de Finisterre” estaremos finalizando nuestro Camino del Salvador.

Puente sobre el, todavía río Pajares, saliendo de Campomanes

Como venimos haciendo en las dos últimas etapas, salimos de Oviedo con dos coches para dejar uno en el lugar de destino y llegar con el otro hasta el comienzo de la etapa, así que alrededor de las nueve y media de la mañana nos poníamos en marcha desde el mismo lugar en el que pasado domingo 3 de mayo finalizamos la etapa que nos trajo desde el alto del Puerto de Pajares a Campomanes”.

Senda peatonal de Campomanes a Santa Cristina

En esta ocasión optamos por no seguir el trazado histórico, que atravesando longitudinalmente Campomanes continúa sobre el asfalto de la antigua N-630, hoy AS-242, hasta alcanzar Ujo.

A los pies de Santa Cristina de Lena

El nuevo trazado utilizado desde hace unos años, discurre por un cómodo paseo peatonal evitando la incomodidad del tráfico de la AS-242, que por la margen derecha del río Lena llega hasta los pies de la loma sobre el que se levanta la iglesia de Santa Cristina.

Subiendo a Santa Cristina, única dificultad de la jornada

Aquí toca ascender por el empinado sendero que nos lleva hasta el pequeño campo que rodea a esta preciosa joya del prerrománico Asturiano.

En Santa Cristina de Lena

Una pena no haber salido un poco más tarde y pasar por Santa Cristina después de las 11, para así poder visitar su singular interior.

Abandonando la campera de Santa Cristina

Desde la campera de la iglesia toca descender hasta la antigua estación de La Cobertoria, hoy transformada en aula didáctica del Prerrománico.

Al fondo Santa Cristina, abajo el aula de La Cobertoria desde Peridiello

Un corto sube y baja por las casas de Peridiello y el trazado recupera el terreno llano, que ya no abandona en lo que resta de jornada.

Llegando a Vega del Ciego

Para alcanzar la iglesia de Santa María de Vega del Ciego es necesario cambiar de orilla del río Lena, margen por la que se continúa sobre el asfalto de una carreterilla que al poco de dejar atrás el campo de fútbol lenense, se abandona por la izquierda, para iniciar por la calle Miguel de Cervantes un largo recorrido urbano por Pola de Lena.

Todavía era un poco temprano para tener "fame" (hambre)

Al alcanzar el cuartel de la Guardia Civil, el trazado continúa por la izquierda ascendiendo ligeramente por la calle Braña Valera para incorporarse por la derecha la calle Vital Aza, arteria principal polesa que irá cambiando sucesivamente de nombre a medida que atravesamos el casco urbano.

Atravesando Pola de Lena

El trazado histórico atraviesa en su totalidad y abandona la capital lenense por ésta vía, para continuar en dirección a Ujo por la transitada AS-242. Nosotros, en esta ocasión, acertamos con la alternativa que evita el incomodo tramo de AS-242 hasta Villallana.

Abandonando "La Pola" a punto de tomar el desvío a Villallana

Ésta abandona la calle principal lenense por la derecha, sobre la Celso Granda al poco de dejar atrás el colegio del Pilar, para después de atravesar una rotonda y cambiar nuevamente de margen del Lena, continuar por la izquierda sobre la carreterilla que paralela a la autovía y junto a naves industriales nos lleva hasta una gasolinera, ...

Llegando a Villallana

... que se rodea por la izquierda para alcanzar Villallana, después de cambiar nuevamente de orilla fluvial, por la calle del Hospitalón.

En Villallana

Tras un breve zigzag por la plaza de la iglesia y callejuelas de Villallana y contemplar lo que aún permanece en pie del antiguo “hospitalón”, ...

Ventana del antiguo "Hospitalón"

... no queda otro remedio que tirarse a la AS-242 por la que nos toca transitar durante los 3,6 km que todavía nos separan de Ujo.

Reponiendo fuerzas en la bolera de Ujo

Tras una parada, para reponer fuerzas, en el bar de la bolera de Ujo solo resta seguir por el paseo fluvial, del ahora río Caudal, los 5,3 km. que nos llevan hasta el histórico puente de La Perra, ...

Puente de La Perra en Mieres

... por el que cambiamos por última vez de margen, para entrar en Mieres del Camino y dar por finalizada la jornada.

En Mieres del Camín

Poco más de 21 km. totalmente llanos, con la excepción de los pocos metros de subida y bajada a Santa Cristina, sobre asfalto y pista peatonal rodeados del privilegiado verde de nuestra tierra y la permanente compañía del río Lena & Caudal.

Atras queda León, Pajares y Lena

La única pega es la también casi permanente compañía de la autovía de la Plata y el tramo sin arcén de la AS-242.



¡HALA OVIEDO! ¡QUE TU PUEDES!

22 may. 2015

"Santuario del Buen Suceso"

Lugar: Santuario del Buen Suceso
Situación: Parroquia de Huergas de Gordón, municipio de Pola de Gordón
Localización: Lat. 42º 49’ 51.79’’ N - Lon. 5º 39’ 15.53’’ W
Etapa en la que se encuentra: La Robla - Poladura de la Tercia
Dista: 5,4 Kmts. desde La Robla - 4,6 Kmts. a Pola de Gordón
Altitud: 980 mts.
Camino: Camino del Salvador
Provincia: León



Cuenta la tradición que dos pescadores, padre e hijo, encontraron una imagen de Nuestra Señora a orillas del Bernesga. Fueron a los pueblos cercanos de Nocedo y Huergas, para depositar la talla en alguna de sus iglesias donde todos los vecinos pudieran rendirle culto.


Pero la talla desapareció de ambas parroquias, regresando siempre al lugar de la primera aparición cerca del río. Entendiendo que ese era el lugar elegido por La Señora, edificaron una humilde capilla, donde guardaron la talla del Buen Suceso.


Poco se sabe del origen de la ermita, que aparece ya citada en un documento del siglo X.


La actual construcción debió iniciarse en 1766, según reza en la inscripción de la puerta sur.


En 1834 se acometió una nueva reforma y se amplió el templo, quedando con su aspecto actual.


Tiene planta de cruz latina, con cabeza cuadrada que hace las veces de camarín. El centro del edificio culmina en una media naranja sin ventanas, no apreciable desde el exterior. La nave, cubierta con bóveda de cañón, se refuerza con arcos fajones y contrafuertes exteriores.


Cuenta con un pórtico de tres arcos en la entrada principal, así como un portal a los pies del edificio, que protege la entrada correspondiente, desde donde una ventana permite contemplar la imagen y el retablo.


En el interior, una reja de 1854, aísla la zona más sagrada, donde se custodia la imagen de Nuestra Señora.


A mediados del siglo XVIII, la ermita contaba con un hospital para Peregrin@s y desamparados, que hoy se conserva en el edificio adjunto a la ermita.


La imagen de Nuestra Señora del Buen Suceso representa a la Inmaculada. Se trata de una talla de unos 35 cm, policromada, datada hacia 1776.


En 1936, cuando el santuario fue expoliado, los vecinos del pueblo lograron ocultar la imagen, a la que tienen gran devoción, salvándola de una suerte dudosa. En el retablo mayor del santuario, se expone otra imagen de mediados del siglo XX.


Tampoco este retablo es el original, que debió ser de madera. SE perdió durante la Guerra Civil, cuando el santuario fue requisado para usos militares. El retablo actual fue esculpido en Asturias hacia 1950 con madera de castaño procedente de un antiguo hórreo.


La imagen de la Virgen es sacada en procesión, cada primer domingo del mes de septiembre, día en el que se celebra una gran romería en el campo contiguo al templo.


Texto íntegro, procedente de los carteles situados en el entorno del Santuario

19 may. 2015

"Le Pont qui tremble"

Lugar: Vaguada de Tablizo "Le Pont qui tremble" 
Situación: Parroquia de Ballota y Cadavedo, municipio de Cudillero y Valdés
Localización: Lat. 43º 33’ 11.57’’ N - Long. 6º 20’ 37.01’’ W
Etapa en la que se encuentra: Novellana - Cadavedo
Dista: 9,2 desde Novellana - 7,3 hasta Cadavedo
Altitud: 6 mts.
Camino: Camino de la Costa
Provincia: Asturias



En ésta pequeña vaguada que forma el río Cabo, límite de los concejos Cudillero y Valdés, se encontraba el temido "Pont qui tremble", al que hacen referencia tantos relatos de Peregrin@s medievales.


El puente se hallaba situado en la vaguada de Tablizo, al Oeste de las Ballotas, unos ochenta metros al Sur del mar, cuyas olas se ven entre las dos laderas que recortan el perfil de un valle en forma de V. Una canción de peregrinos impresa en Valenciennes en 1616 dice a propósito del puente: 
Quand nous vinsme au pont qui tremble 
nous étions bien trente ensemble,
taut de walons qu'allemande, 
et nous disions, s'il vous semble 
compagnon marchez devant.


La inseguridad causada por el balanceo de los troncos de que estaría formado, y la contemplación del río al fondo, inspiraban a los peregrinos temor a aquel paso, cuyas primicias se brindaban unos a otros, al decir de ésta canción no exenta de cierta vis cómica.


Otra, impresa repetidas veces, dice así: 
Quand nous fumes au pont qui tremble 
bien etonnés 
de nous voir une troupe ensemble 
fort exposés 
voyant les ondes de la mer 
dans leur furie, 
dont le choc nous faisait trembler 
 et craindre por la vie 
nous prions la Vierge Marie 
et son cher fils.


Existe hoy sobre el riachuelo que desemboca en el mar; construido en piedra y de un solo arco, pero los ancianos de la comarca recuerdan los tiempos en que era de madera.


Mide aproximadamente doce metros de largo por seis de altura, pero antiguamente el lecho del río sería más profundo, pues los efectos de la erosión debieron rellenarlo. Cuando arreciaba la marejada, el mar llegaba muy cerca del puente, según los ancianos entrevistados.
TEXTO PROCEDENTE DEL LIBRO: "LAS PEREGRINACIONES A SANTIAGO"

15 may. 2015

"Ribadesella"

Lugar: Ribadesella
Situación: Parroquia y municipio de Ribadesella
Localización: Lat. 43º 27’ 43.88’’ N - Long. 5º 3’ 28.34’’ W
Etapa en la que se encuentra: Llanes - Ribadesella - Colunga
Dista: 32,4 Kmts. desde Llanes - 21,5 Kmts. hasta Colunga
Altitud: 5 mts.
Camino: Norte
Provincia: Asturias



La privilegiada situación de Ribadesella, en la desembocadura del río Sella, permitió su permanente crecimiento desde los primeros asentamientos del Paleolítico hasta la actualidad, como demuestran los numerosos vestigios localizados en torno a la villa riosellana.


Sin embargo del antiguo “Portus”, al que el rey Alfonso X otorgó la carta fundacional de la Puebla de Ribadesella en el año 1270, apenas quedan restos. Durante la baja Edad Media experimenta un importante crecimiento, debido a la pesca del salmón fluvial y la actividad portuaria basada en la caza de la ballena.


Actividad que generó abundante tráfico portuario, trayendo hasta el puerto ríosellano a numeroso Peregrin@s con la intención de alcanzar Compostela, no sin antes visitar la Catedral de San Salvador y sus valiosas reliquias.


Se tiene constancia de la existencia de un hospital para la atención de pobres y Peregrin@s, entre los años 1486 y 1802, año en que su estado de conservación era más que cuestionable. De la época se conservan documentos, entre los que se encuentran actas de defunción de numerosos Peregrin@s procedentes de distintas partes de la geografía española y europea.


Desde Ribadesella partían dos ramales para seguir El Camino en dirección a Oviedo; uno interior, que evitaba la difícil travesía del Sella remontando la margen derecha del río hasta Arriondas, para continuar por el valle del Piloña hasta Infiesto, siguiendo por Nava y Lieres para alcanzar Pola de Siero y desde aquí Oviedo.


El otro que discurría y discurre, más cerca de las aguas del Cantábrico, necesitó la ayuda del gremio de Mareantes y la barca de pasaje que unía las dos orillas para abandonar la villa, hasta que la construcción del puente permitió salir del pueblo regularmente y no depender del estado de la mar.


El puente, además es internacionalmente conocido, por servir de línea de meta del popular descenso  en piragua del río Sella, cada primer sábado del mes de agosto.


Dentro del entramado urbano ríosellano, se encuentran edificios de notable porte, entre los que destacan la iglesia parroquial de Santa María Magdalena y el Ayuntamiento.


La iglesia parroquial de estilo historicista se comenzó a construir en 1924, tras la destrucción de la anterior, no pudiendo darse por terminada hasta una vez finalizada la Guerra Civil. Su interior se encuentra decorado por grandes frescos, obra de autores locales.


El Ayuntamiento ocupa el palacio de Prieto Cutre, edificio renacentista del siglo XVI y recientemente renovado, su fachada muestra sillares de impecable escuadrado y portada con arco de medio punto de grandes dovelas.