30 oct. 2017

"El Acebo - Ponferrada"


Los poco más de 19 km. de la etapa de hoy, entre El Acebo y la estación de ferrocarril de Ponferrada, fueron “extraños” y también un poco “tristes”. 


Nos resultaron “extraños” porque la mayor parte son una permanente bajada y más “extraños” aún, porque el final de la jornada no fue en ningún hostal o casa rural, la etapa finalizó en una estación de tren con la finalidad de iniciar el regreso a casa. 


Y eso tras las magníficas cinco, seis con la de hoy, jornadas de Camino Francés que dejamos atrás, el tener que dejarlo hoy me da un poco de pena. Máxime cuando a la vez que estoy escribiendo esta entrada, el tren va desandando el tramo recorrido durante estos días de Camino.


Así que ya salimos de El Acebo con un poco de modorra y ...


... con la idea de regresar a casa metida en la cabeza, poco a poco fuimos descendiendo hasta Riego de Ambrós, ...


... donde encontramos abierta la ermita de San Sebastián. 


Y desde aquí continuamos el descenso por una sucesión de pedregosos caminos en sube y baja, ...


... hasta alcanzar la iglesia de la Virgen de las Angustias de Molinaseca y ...


... su “fortificada” puerta.

 

Lugar perfecto para el café mañanero y alguna foto más del puente. 


Aquí bien podríamos dar por terminada la etapa caminera, pues el resto de la jornada ...


... pese a haber optado por entrar en Ponferrada por la variante que pasa por el pueblo de Campo y ...


... el puente de Mascarón, no deja de ser un acceso más a una ciudad. 


Aunque en esta ocasión la ciudad presuma de tener un espectacular castillo templario. 


Y hasta aquí llegó nuestra escapada al Camino en octubre de 2017, en la que todos los días teníamos que mirar el calendario pues disfrutamos de una auténtica climatología de verano.

29 oct. 2017

"Rabanal del Camino - El Acebo"


Otros cerca de 20 km. para guardar en el lugar de los recuerdos imborrables, pues si ayer había sido bueno hoy aún fue mejor.


Pues pese a ser un poco perezosos para levantarnos, todavía disfrutamos de las últimas luces del amanecer para dejar Rabanal e iniciar el ascenso a Foncebadón.


Lugar que sufrió una considerable transformación desde la última vez que lo atravesamos y ...


... que si continúa a este paso no tardará en recuperar la vida de antaño.


Desde Foncebadón en un momento, alcanzamos la mítica Cruz de Ferro.


Donde además de dejar cada uno la correspondiente piedra, ...


... también tratamos de abandonar la "mala sangre".


Tras el cumplimiento de los ritos, incluidos los fotográficos, continuamos la marcha en dirección a la Encomienda Templaria de Manjarín.


Donde nos encontramos con el "Maestro" Tomás un poco cojo pero con el mismo espíritu, ánimo y las ganas de hablar de siempre.


Así que después de un rato de palique retomamos el largo trecho que aún nos queda hasta El Acebo,  ...


... tramo que nos entretiene la retrasada paleta de colores otoñal y la aparición de Ponferrada.


Con la aparición de los primeros pedregosos descensos Ana decide cuidar su delicada rodilla haciéndolos por la carretera, ...


... dándonos la oportunidad de hacerle alguna foto con el bonito fondo de Compludo.


Y así hasta que de repente aparece ante nuestros ojos el cuidado y bonito pueblo de El Acebo, final de la jornada de hoy.


Desde donde, si Dios quiere, mañana alcanzaremos Ponferrada y ... de vuelta a casa, que el 1 de noviembre toca trabajar.

28 oct. 2017

"Astorga - Rabanal del Camino"


La jornada de hoy será, para nosotros, bastante difícil de olvidar. 


Pues por un lado disfrutamos de un magnífico día, climatológicamente hablando, con una temperatura que superó los 20º y por otro del precioso paisaje semi otoñal de la maragatería.


Pese a que el trazado de la etapa discurre, durante la mayor parte de los cerca de 22 km. junto o por la LE-6304, pasa totalmente desapercibida, tanto por el escaso tráfico como por la belleza del entorno.


La salida de Astorga la marca el paso por la ermita del Ece Homo de Valdeviejas.


Desde aquí a Murias de Rechivaldo, donde el trazado inicia un recorrido entre monte bajo hasta alcanzar santa Catalina de Somoza.


Donde Ángel nos sorprende deleitándonos con sus riquísimos cubiletes, ...


... que con un café los convierten en un desayuno digno de los Dioses más exigentes.


Retomada la marcha, en un abrir y unos cuantos cerrar de ojos, alcanzamos El Ganso a la hora justa  de tomar una cerveza en el Cowboy.


Al pasar junto a la iglesia parroquial, nos sorprende un nutrido grupo de pintores, tratando de mejorar con sus pinceles la escena de la cual disfrutamos.


Hoy también tenemos la suerte de encontrar el atrio abierto, ....


... para poder visitar la popular imagen del Cristo de los Peregrinos.


Superado El Ganso ya vemos, a tiro de piedra, el final de la jornada y un poco más arriba las casas de Foncebadón, primera referencia de paso de la jornada del domingo.


Sin apenas darnos cuenta, nos encontramos entre pequeños robles, afrontando las rampas que dan paso a las primeras casas de Rabanal del Camino.


No sin antes contemplar los restos del gran roble de los Peregrinos, que hasta que en el año 2013 un temporal lo derribó, les dio sombra y cobijo desde hace más de 300 años.


Y así alcanzamos el final de la jornada, donde rematamos éste magnífico día con una sabrosa comida y ...


... la estancia en una casa maragata (la Casa Indie) y ...


... la asistencia a las celebraciones de los Monjes Benedictinos. Rematando la jornada con una espectacular noche de estrellas.


Mañana, si Dios quiere, hasta El Acebo.