20 nov. 2010

La Orden del Temple, cajeros en El Camino

Es muy probable, que la mayoría de nosotros hayamos vivido la incorporación de estos prácticos aparatos a la vida cotidiana, pero lo realmente sorprendente es que ya en la Edad Media la Orden del Temple había extendido por las rutas de peregrinación un sistema parecido para poder disponer de dinero; así se lograba llevar encima únicamente lo necesario y mantener el resto a buen recaudo de los salteadores, bandoleros y estafadores que a lo largo de los distintos trazados, intentaban aprovecharse de los indefensos peregrinos.
Interior de la iglesia del Santo Sepulcro en Torres del Rio
De todos es sabido la estrecha vinculación de la Orden del Temple con El Camino y con la custodia del dinero, pues aprovechando la expansión de sus encomiendas y asentamientos "fortaleza" a lo largo de los diferentes caminos que conducían a Jerusalén, Roma y Santiago, desarrollaron un sistema bastante parecido al utilizado en la actualidad por las entidades bancarias en sus cajeros. El futuro peregrino entregaba, en una casa Templaria, la cantidad de dinero que estimaba necesaria para hacer la peregrinación y a cambio recibía un documento, que únicamente tendría validez utilizado por el interesado, y con él, su firma y una marca secreta en el documento que se modificaba cada vez que era utilizado, el Peregrino dispondría de la cantidad de dinero necesaria. También estaba contemplado que fuese necesaria una cantidad mayor que la prevista, para lo que se concedía un préstamo a bajo interés que era liquidado a su regreso. Esta innovadora propuesta quedó truncada el fatídico viernes 13 de octubre de 1.307, con la desaparición de la Orden.

  
Como podéis comprobar el Camino es una caja llena de sorpresas, esto solo es el principio.

2 comentarios:

  1. Si que es interesante, si es que ya esta todo inventado

    ResponderEliminar
  2. Y .... ya verás cuantas cosas más, inventaron o pusieron de moda los que patearon y vivieron en El Camino.

    Un saludo Bel_ga_rion

    ResponderEliminar