4 oct. 2011

"Arbas" interior de la "Colegiata de Santa María"


Si en la anterior entrada dedicada a la Colegiata de Santa María de Arbas, únicamente hacíamos referencia a su historia más lejana y la acompañamos con imágenes del exterior, una vez descubierto su extraordinario interior, nos vemos en la obligación de difundir el mismo y otras fases de su dilatada existencia.


Esta construcción es única en su género, pues representa la unión del románico asturiano con el zamorano y salmantino. También se aprecian aportaciones del gótico en capiteles y arcos ojivales. En época moderna se añadieron claustro y torre, junto a las cubiertas de la nave central y ábside.


El excelente aspecto que muestra su interior, se debe a la última obra de restauración, llevada a cabo en los años 60 bajo proyecto del arquitecto Luis Menéndez - Pidal Álvarez, cuyos restos descansan en el interior del propio templo.


Su estructura es de planta basilical con tres naves, divididas a su vez en tres tramos, la central está cubierta con bóveda de crucería estrellada y las laterales con bóveda de arista.


De cabecera de triple, con capilla central semicircular a la que se accede bajo un impresionante arco, flanqueada por dos ábsides laterales de planta cuadrada con bóveda de cañon.


Las naves están separadas por pilares con columnas adosadas, sobre las que descansan arcos de medio punto. Cuenta con un tercer ábside semicircular, con cúpula de gajos.

               
La portada principal, que se encuentra protegida por un pórtico de siglo XVIII, está compuesta por un arco de medio punto, con tres arquivoltas sobre semi columnas.


La representación de un buey y un oso, en la portada occidental, queda justificada por una popular leyenda en la que se cuenta, que durante la construcción del templo, un oso mató a uno de los bueyes que transportaban piedra para la obra. Siendo castigado, por mandato divino, el animal a sustituir en la yunta al buey que había dado muerte, habiendo obedecido el oso dócilmente, a realizar la tarea.


Durante el periodo de julio a septiembre, existe un horario de apertura de la colegiata, durante el resto del año su apertura es ocasional, salvo para la celebración de la misa de una, los domingos.


2 comentarios:

  1. ¡¡¡Expectacular!!! ¡¡¡Que descubrimiento!!! En cuanto haya ocasión p´allá. Preciosa. Y como curiosidad, les mismes talles y la misma hestoria de oso y buey existe en santo Toribio de Liébana. Y eso que de aquella nun había internet¡¡¡ El mundiu lleva siendo global más de lo que pensamos.
    Toño
    PD:Hombre¡¡¡ hoy si puedo. Añadir lo de la tumba de Pidal, que ni idea que "descansara" ahí

    ResponderEliminar
  2. Ye muy curioso lo de la similitud en les leyendes, pero tenemos que pensar que por estos sitios, normalmente pasaben los mismos peregrinos y podín difundiles, po lo que les histories que valín pa un sitio, tamién valín pal otru.
    Luis Menéndez - Pidal parece ser, que era sobrino de Don Ramón y no tenía mal gustu, la verdá.
    Esperamos una entradina con lo de Liébana
    Un abrazu

    ResponderEliminar