22 may. 2012

Probando la "sidra nueva"

Probando la sidra nueva, en un "llagar" a la antigua usanza

Con la llegada del buen tiempo, comenzó en los "llagares" de Asturias una “ceremonia” de vital importancia para nuestra bebida, la prueba de la sidra que está en los toneles. Esta fase es crucial en la elaboración de la sidra, pues tiene como finalidad determinar el momento justo para embotellarla.

En un moderno "llagar" industrial

En los "llagares" domésticos, el probador suele ser una persona de confianza con reconocido paladar sidrero, mientras en los industriales la decisión suele depender del dueño o “llagareru” o de algún afamado probador o chigrero. Tras varios “culetes” de prueba, incluso en distintos días, se llegará a la conclusión de que la sidra “ta pa corchar” o tiene que esperar al siguiente menguante.

Gustavo sirve un "culete" tras otro, a los asistentes a una espicha, el pasado verano

En esta época también comienza la temporada de las “espichas”, fiesta de amigos en torno a un tonel y algo de comida. El nombre proviene del “furacu” (orificio) que se hace en los toneles para “espicharlos” y así probar la sidra las veces que sea necesario, sin romper la “tela” que la “tapa” y protege dentro del casco. "La espicha" del tonel, es decir el agujero, se tapa con un palo puntiagudo que por asociación, también recibe el nombre de "espicha" o "espichu".



En los toneles de gran tamaño, el palo es sustituido por un grifo o canilla, generalmente metálica. 

2 comentarios:

  1. Gran entrada y muy didáctico para la gente de fuera.

    ResponderEliminar
  2. Muchas Gracias, parece que estará "pa corchar" en el próximo menguante.
    Un saludo

    ResponderEliminar