25 sept. 2012

"Con la radio en El Camino"

Crucero de San Toribio, poco antes de alcanzar San Justo de La vega

Hace unos días desde San Justo de La vega, nuestro amigo Víctor Berenguer, nos envió un correo con la crónica de una curiosa experiencia, vivida por su colega “radioaficionado (EA1FE)” Luciano a lo largo del Camino Francés, que hoy publicamos.
Luciano (indicativo oficial de radioaficionado EA1FE), es uno de esos radioaficionados que deben nombrarse con mayúsculas; pertenece a esa clase de personas a las que por sus venas circulan las ondas de radio, para hacerles una vida plena de satisfacciones lúdicas, que a veces se traducen también en ayudas de servicio público.


Victor y Luciano, con su furgoneta, en san Justo de la Vega

Luciano, tiene en su haber reconocimientos y diplomas acreditativos de su buen hacer en Radio y él mismo, desde su presidencia en la Unión de Radioaficionados Españoles de Burgos o desde la Unión de Radioaficionados Santo Ángel, crea diplomas y reconocimientos para aquellos que a través de las ondas, difundan lugares y eventos culturales de nuestro país. Este año, creó el diploma “El Románico en el Camino de Santiago”, destinado a divulgar los vestigios del Románicos que se encuentran a lo largo del mismo; lo hizo en 28 etapas desde Roncesvalles a Santiago de Compostela, deteniéndose cada día al píe de cada iglesia o monumento Románico referenciado, para con su emisora intentar el contacto con los Radioaficionados que atendieran su llamada y anotarlos en su libro de comunicaciones a fin de una vez finalizado el Camino, enviarles el diploma acreditativo de sus diarios contactos con él.

Luciano con su emisora en El Camino Francés, foto extraida de su Blog

Para el neófito en las radiocomunicaciones, encontrarse a Luciano al pie de una joya Románica, con su emisora y escuchar“EA1FE desde la referencia NA-066 Iglesia del Santo Sepulcro en Estella” que, micrófono en mano, hacía cada mañana desde los distintos lugares por los que pasaba y escuchar en el altavoz de su equipo, como se agolpaban multitud de respuestas, a las que poco a poco debía dar el “OK” y reseñar en su libro, es algo que no se olvida fácilmente.

Ana en la Iglesia del Santo Sepulcro de Estella

Enhorabuena por tu idea y realización de éste singular Camino por la senda de las ondas, que desde Roncesvalles día a día seguimos entre 300 y 400 "Radiogrin@s" hasta rendir viaje en Santiago de Compostela, indudablemente mucho menos cansados físicamente, pero con la misma ilusión de haberlo recorrido con esportilla, bordón, calabaza y viera.
Texto de la entrada: Victor Berenguer
Merece la pena hacer una visita al interesante blog de Luciano.

2 comentarios:

  1. Internet es el culpable del declive del Radioaficionado

    Breico

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que nunca se les podrá agradecer bastante su labor, yo tengo la seguridad que esta afición no desaparecerá jamás, aunque los aparatos sean distintos, el fin será el mismo.
    Un saludo

    ResponderEliminar