17 jun. 2014

"Fuentes y lavaderos de Fitoria"

Lugar: Fuentes y lavaderos de Fitoria
Situación: Parroquia y municipio de Oviedo
Localización: Lat. 43º 22’ 54.28’’ N - Long. 5º 50’ 42.87’’ W
Etapa en la que se encuentra: Oviedo - Avilés
Dista: 2,4 desde la Catedral de Oviedo - 28,8 hasta Avilés
Altitud: 275 mts.
Camino: Camino de la Costa
Provincia: Asturias


Es probable que el paso del trazado del Camino de La Costa por Fitoria, sea relativamente reciente, consecuencia de la expansión urbana de la Capital y de la constante modificación de viales por los que discurría antaño.


Pero no por ello, queremos dejar de reseñar un lugar ciertamente singular para los ovetenses, el sitio que abasteció de agua a la ciudad desde el siglo XVI hasta la construcción de las modernas traídas y en el que las populares “lavanderas”, realizaron su trabajo hasta los años 60.


El primer elemento de interés, lo encuentran l@s Peregrin@s al allanarse el trazado entre las casas de Fitoria, tras dejar atrás la parada de autobús y una señal que indica el desvío a Toleo; es un restaurado lavadero cubierto, cuyo origen se remonta al año 1537.


Un centenar de metros más adelante, bajo la moderna estructura de una pasarela metálica, se encuentra otro curioso lavadero circular de construcción más rústica, cuyas aguas proceden de la popular fuente del Sapu, fechada en el año 1500.


Si tenemos la curiosidad de ascender por los peldaños que lo rodean, podremos ver el transformado manantial, convertido en uno de los primeros depósitos de agua que abasteció a la Capital del Principado.


La decoración e inscripción, se realizaron en 1778.


Sobre el depósito, al otro lado de la pista, se encuentra otra fuente conocida como de La Bernalda.


Pascual Madoz, en su diccionario del año 1849, hace referencia al lugar: "la ciudad de Oviedo se abastecía de agua de dos manantiales principales: el de Fitoria, a media legua al Norte de la ciudad, y el la Granda, a un cuarto de legua al sur"...


... "Las aguas de estos dos manantiales podrían surtir a tres poblaciones como la de Oviedo (unos 10.000 habitantes en tiempos del Diccionario), pero los encañados eran muy viejos, el agua se perdía y cuando llovía mucho, se embarraba” y también hace alusión a “la especialización de las lavanderas del Naranco”.


González Aguirre, en el Diccionario geográfico de Asturias de 1897, cuando hace referencia al Naranco escribe: “dedícanse las mujeres al oficio de lavanderas y panaderas”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario