28 jul. 2014

"A Covadonga"

Desde Sietes. En primer término San Martín de Vallés, al fondo El Sueve

Existen tradiciones que se trasmiten de generación a generación, sin saber exactamente como y cuales son los motivos o razones.

La Santa Cueva, curiosamente, casi sin gente

Y en nuestra tierra, la de ir a Covadonga a ver a “La Santina”, indudablemente es la de mayor arraigo.


A “La Santina” se lleva el o la recién nacid@, el coche nuevo, se le pide o agradece una buena campaña deportiva, la recuperación de una enfermedad, un pronto y fructífero matrimonio, acude el emigrante en cada ocasión que visita o regresa a su añorada tierra, se le pide salud, trabajo y miles de cosas más.

Selfie en Covadonga, vulgarmente conocido como un autorretrato

Pero sobre todo, l@s asturian@s, le damos las gracias por dejarnos visitar su morada un año más.


En la actualidad, la manera más habitual de hacerlo es en coche, sin olvidar a los “moteros” y al gran número ciclistas que se acercan hasta la Santa Cueva, puerta de la mítica ascensión a Los Lagos.

Desde Muñigu

Pero no debemos olvidar el gran número que lo seguimos haciendo a pié o a caballo, como hicieron nuestros antepasados durante siglos, algunos incluso constituidos en asociación como nuestros amigos de La Cueva de Covadonga.

Por el "Camín"

Y yo el pasado jueves, antes de la reincorporación al trabajo de hoy lunes, recorrí un año más los cuarenta y tantos kilómetros que separan La Villa de Covadonga.

Bajando desde Anayo. Al fondo el valle Borines y Vallobal

En esta ocasión sin acompañantes, ni siquiera desde Cangas de Onís como venía siendo habitual en los últimos años.

Capilla de Ánimas cerca de Borines

La razón es que ell@s, tienen previsto hacerlo en dos jornadas a lo largo del mes de agosto, ... lo que tiene poder disponer de algún día más de vacaciones.

Interior de la Basílica

El año que viene lo intentaremos repetir una vez más, si la “Santina” el “fiu” (hijo) y su amigo Santiago nos dan salud.

La Basílica desde la Cueva

O como decía el bueno de Vitorino en Hontanas, si no nos quitan la que tenemos.

Ya se ven pocas imágenes como ésta con facines y balagares de yerba

Y el regreso a la Villa, gracias a mi inmejorable compañera Ana ... en coche, que se tarda mucho menos y es bastante menos cansado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario