9 sept. 2015

"La Cruz de los Ángeles"


Esta leyenda tiene como protagonista a la Cruz más venerada, de cuantas se encuentran en la Cámara Santa y en la Catedral de San salvador de Oviedo, siendo el origen del Jubileo de la Santa Cruz o “Perdonanza”. El relato de este milagroso acontecimiento, fue recogido en el siglo XII dentro de la Historia Silense. 
Tiene lugar en torno al año 808, tiempo en el que Alfonso II había fundado la iglesia que más tarde se convertirá en Catedral de San Salvador, cuando tenía la intención de donar a la misma, una extraordinaria cruz construida con el oro y piedras preciosas que guardaba en su cercano palacio, el problema residía en que en todo el reino, no había orfebres capaces de hacerla.

Anverso de la Cruz de los Ángeles (46,5 x 45 cm.) sin las figuras incorporadas en el siglo XVII

Cuenta la tradición que: Una tarde, después de oír Misa, cuando el Rey "Casto" se dirigía a su palacio, fue informado de la llegada de dos jóvenes Peregrinos que decían ser expertos orfebres. Fueron llevados a una estancia, a la que les llevaron el oro y las piedras elegidas para su construcción, además de comida y bebida para la noche.

Reverso de la Cruz de los Ángeles, en cuyos brazos se puede leer, en latín, la inscripción dedicatoria: "Permanezca en honor de Dios esto benévolamente acogido. Lo ofrece Adefonso, humilde siervo de Cristo. Quien se atreviese a arrebatármela, fuera de donde gustosamente mi voluntad lo entregue, perezca él mismo por el rayo divino. Esta obra fue concluida en la era DCCCXLVI. Con este signo es custodiado el piadoso. Con este signo es vencido el enemigo". 

Cuando a la mañana siguiente, el Rey y su séquito acudieron al aposento donde los desconocidos habían realizado su trabajo, vieron con sorpresa como los “oreses” habían desaparecido pese a no disponer la estancia de ventanas y estar su única puerta, fuertemente custodiada durante toda la noche. Pero mayor sorpresa les causó “el resplandor que salía de la riquísima Cruz, con tanta luz, que apenas se dejaba mirar”. Desde entonces se la conoce como Cruz de los Ángeles o Angélica.

En la hornacina central de la Cámara Santa, se exponía hasta el año 2014, la Cruz de los Ángeles con las figuras de madera dorada añadidas en el siglo XVII.

La Cruz tiene alma de madera de cerezo, recubierta de láminas de oro, filigrana y pedrería, siendo incluidos en el siglo XVII los ángeles de madera dorada, que actualmente acompañan a la Cruz y se encuentra en la Cámara Santa de la Catedral de San Salvador de Oviedo.

Actual distribución de la Cámara Santa            Foto de: Carlos de Posada

No hay comentarios:

Publicar un comentario