10 abr. 2016

"Tineo - La Mortera"


Tras 21 preciosos kilómetros, unas horas de sol, una granizada, un par de chaparrones y un “farturina” de pote en Capiello, Ana y yo, ya estamos en La Mortera.


A eso de las 9,30 de la mañana, nuestra fiel compañera y amiga Rosa, nos dejó en el campo de San Roque de Tineo, justo el lugar en el que finalizamos la “Etapa con sorpresa” de Salas a Tineo, hace unas semanas.


Con un viento frío del car… comenzamos la jornada por el paseo de los Frailes, para bajar hasta el centro urbano de Tineo, desde donde remontamos hasta la fuente de San Juan y el mirador de Letizia, hoy “Pana” no estaba guardando la puerta del bosque, una pena.


A partir de aquí, una gozada, pese a la abundancia barro y zonas encharcadas. El trazado discurre por un precioso entorno de prados y bosques con la permanente presencia de las montañas nevadas como fondo, resumiendo, una autentica maravilla.


Una vez que alcanzamos el alto de Las Canteironas, toca iniciar el descenso hacia el valle de Obona, otro tramo rodeados de un precioso paisaje de praderías, con el valle al fondo y ...


... pese la fuerte granizada que nos pilló en este tramo, otro verdadero espectáculo.


Una vez dejado atrás un corto tramo, que desde el cruce de Piedratecha discurre por el borde de la carretera, nos adentramos en el camino que atraviesa el bosque de Obona, sin palabras.


Evidentemente, no podíamos pasar de largo sin desviarnos hasta el Monasterio de Santa María la Real de Obona.


Una vez retomado el trazado, toca recorrer el trecho más incomodo de la jornada pues el amplio camino por el que se alcanza Villaluz, está destrozado por los tractores.

 

Desde Villaluz a Campiello llegamos en un abrir y cerrar de ojos, pues el pote de Herminia ya lo llevábamos paladeando un buen rato.


Tras la farturina, un paseo de 5,8 km. hasta la Capilla de San Pascual de La Mortera, la distancia perfecta para bajarla.



Al paso por Borres, perdimos la ocasión de ver el interior de la iglesia por unos minutos, una pena, otra vez será.


Desde Borres, otro precioso tramo de ascenso, hasta el mojón que marca la “variante” por Pola de Allande, …


... ya se sabe, nosotros por Hospitales.


De aquí a La Mortera y a la capilla de San Pascual, desde donde llamamos a Javier, el marido de Herminia, para que nos venga a buscar para pasar la noche en Campiello, ...


... para retomar el Camino mañana, desde aquí, a donde nos traerá Javier a primera hora.


Mañana, si Dios quiere y la cobertura lo permite, actualizaremos desde Berducedo.


2 comentarios:

  1. El pote de Casa Herminia no se me logra y tendría que probarlo para incluirlo en una entrada , Vas a tener que acompañarme y sacrificarte otra vez jaaajaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que yo ... te sigo.
      Un abrazo.

      Eliminar