3 jun. 2016

"Segando a guadaña"


La siega es una labor agrícola universal, pero en cada país, región o zona tiene sus peculiaridades, aquí describimos y mostramos imágenes de la zona central de Asturias, junto a otras labores imprescindibles para que la guadaña se deslice y corte como tal.


- La Siega.


En nuestra tierra se hace con guadaña, herramienta metálica de forma parecida a la mitad de media luna, la cual dispone de un afilado corte en la parte interior.


Se sujeta con una abrazadera (vera) a un mango (estil) de aproximadamente metro y medio de longitud, dispone de dos asas una en la parte superior y otra más o menos en la mitad (manillas).


Segar requiere un considerable esfuerzo y cierta destreza.

- Afilar la Guadaña.


A medida que la tarea avanza el filo de la guadaña va perdiendo corte, para recuperarlo se afila con la piedra "d’afilar", ésta de poco más de un palmo con forma ovalada y terminada casi en punta, la lleva el segador dentro de en un pequeño recipiente (gachapu) colgado en su cintura, que contiene un poco de agua y un manojo de hierba con el fin de protegerla y mantenerla húmeda.


- Cabruñar.


Tiene la finalidad de adecuar o sacarle corte a la guadaña, para obtener el máximo rendimiento del apero durante una o varias jornadas de siega, la duración del corte dependerá de la cantidad o dureza de la hierba, forraje o vegetación a cortar.


Para realizar esta operación es necesario un pequeño yunque y un martillo, conocidos como “los fierros de cabruñar”, la manera más común de hacerlo es separada la guadaña del mango se coloca el filo del revés sobre el yunque y con precisos golpes se reconstruye el corte, en algunas zonas no se separa la guadaña del mango y se cabruña por la parte superior.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario