17 oct. 2017

"A Covadonga ... otro año más"



Un año más cumplimos el deseo de poder visitar a "La Santina" caminando desde La Villa, con la única intención de darle las gracias por poder hacerlo una vez más. 


Y como ya hicimos en las dos últimas ocasiones, aprovechamos un día festivo en la semana y el domingo para llevarlo a cabo.


Así que el jueves pasado, día de la Hispanidad, Ana, Xua y yo recorrimos los poco más de 32 kilómetros, que separan la Capital Manzanera de Arobes lo que representa algo más de la mitad del trayecto total hasta Covadonga. 


Recorrido que realizamos en una espléndida mañana, casi de verano, en la que fuimos dejando atrás La Villa, Fuentes, Coru, ...


... Breceña, Sietes, Perviyao, Llares, Anayo, ...


... La Retuerta, ...


... Borines, Ballobal, Miyares, La Estrada, La Goleta, Cereceda, El Cotal, ...


... La Torea, Cúa, La Viña y Prunales, para alcanzar la N-634 y sobre su arcén las Casas de Arobes, lugar en el que retomamos la marcha el domingo. 


A lo largo de la jornada del jueves pudimos disfrutar de un magnífico amanecer y de unos espectaculares paisajes, ...


... además de una climatología perfecta para caminar, regalo de éste cada año, menos atípico otoño asturiano.


Para rematar la mañana fuimos a recuperar fuerzas al Chigre de Arenas, ahora con la compañía de Tere, Rosana, Celina y Quique, que a comer siempre se apuntan, bueno y a buscarnos también. Y después de unos riquísimos tortos, huevos con chorizo y patatas fritas, ...


... un arroz con leche requemao y unas botellas de sidra, de vuelta a La Villa, que a Xua y a mi nos tocó trabajar al día siguiente y a mi también el sábado.


Pero para preparar la jornada dominguera, que mejor que comer el sábado, con los mismos más Marta, Felix y "les ñeñes" un ...


... riquísimo arroz con “llampares” (lapas) en el “Fura”.


El domingo afrontamos los últimos cerca de 20 km. que nos separaban de la Santa Cueva, y en contra de las previsiones, al iniciar la andadura en Arobes nos cayeron unas gotas, amenaza que pese a repetirse en alguna que otra ocasión, quedó solo en eso.


De Arobes a Ozanes, Romillín, Capilla de San José ...


... y bajada a la Vega de los Caseros con una espectacular panorámica de los Picos, ...


... y de la Vega a la primera Capital de España.


Tras un reconfortante desayuno, retomamos la marcha dejando atrás Cangas sobre la senda que, paralela al margen derecho del río Güeña, alcanza Celorio. Para una vez salvado el río y la AS-114, atravesar Soto de Cangas. 


Desde donde irremediablemente se continúa por la acera, que paralela a la AS-262, va dejando atrás las casas de Las Balsas, Buen Suceso, La Riera, ...


Moñigo y Repelao, hasta llegar a Covadonga. En esta ocasión, nosotros alcanzamos la explanada de la Basílica por la senda que nace en Moñigo. 


Y la suerte nos acompañó, pues a llegamos poco antes de que comenzara la misa de las 13,30, ...


... para una vez finalizada hacer la correspondientes ofrendas, con las ya tradicionales velas y finalizar con la obligada visita a "La Santina" en la Santa Cueva.


Por si queda alguna duda, de quien y cual es el lugar donde empezó todo.

Por cierto, que nos proveímos de un par de piedras en el río de Covadonga, ... no, no penséis que son para combatir a los sarracenos no, son para dejar en la Cruz de Ferró en nuestra próxima escapada al Camino Francés.


Gracias a Dios y a "La Santina", pudimos cumplir con nuestro deseo y disfrutar de un par de excelentes jornadas de Peregrinación en el Camín de Covadonga, ...


... que esperamos poder repetir el próximo Año Jubilar Mariano de 2018.

2 comentarios: