9 nov. 2018

¡UN RESPETO! ¡Que no contagiamos!


Hace semanas que tengo escrito éste texto, aunque no tenía muy clara su publicación por miedo a pecar de pesimista o aguafiestas, pero aprovechando que estamos recorriendo un Camino tan corto como poco conocido por las "masas", creí oportuno sacarlo a la luz.


Quiero dejar claro que la totalidad de comentarios son opiniones exclusivamente mías y realizadas con el máximo respeto a todos los que puedan sentirse identificados o afectados por los mismos.


Desde hace unos años a éste tiempo, al afrontar las últimas jornadas que llevan hasta Compostela, experimento la extraña sensación de no estar en el mismo Camino ni con los mismos compañeros que días atrás, sensación que no logré quitarme hasta alcanzar Finisterre, en las ocasiones que me fue posible, o hasta pasados varios días después de haber regresado a casa.


Las pruebas de autodiagnóstico indican que esa especie de extravío mental, me la producen las aglomeraciones y la acumulación de faltas de atención y respeto con las que se maltrata, especialmente en las etapas finales, tanto al Camino como al Peregrino, culminando con los desatinos de los regidores catedralicios y dependencias afines.


Si la escala de “maltratadores” es encabezada por las autoridades eclesiásticas y seguida muy de cerca por las políticas, cada día van tomando más fuerza los vendedores de Camino a la vez que los desconsiderados paseantes.


Igualmente que sería injusto no incluirnos a los que a través de guías, publicaciones, redes sociales y diferentes medios, no fuimos capaces de difundir el espíritu y el respeto Peregrino por el Camino, la vez que lo hacemos de sus virtudes.


De la lista de agravios eclesiásticos, el que más duele, es el absoluto desprecio que muestran en algunos lugares hacia los Peregrinos, como en el caso de la comunidad asturiana, en la que además de cobrarles por “visitar al Señor”, no les dan la oportunidad de visitar las iglesias ni mucho menos la de recibir esa merecida bendición.


Ceremonia que afortunadamente se comenzó a impartir recientemente en Oviedo (pero no en la Catedral y solo de lunes a sábados); por suerte en Galicia esa ceremonia tiene gran arraigo en numerosos lugares a partir de Fonsagrada.


Pero donde se bordan los despropósitos es en la aseada Catedral compostelana, donde al PEREGRINO se le va privando de sus ritos ancestrales a la par que de ser mencionados en los oficios, en favor de los respetables visitantes turísticos que llegan en grupos.


Ritos que paulatinamente se van prohibiendo o regulando en beneficio del “pagano” (el que paga), pues desde no poder acceder al templo con los “pecados”, ...


ni subir a la cruz de los Farrapos, o tocar el desaparecido bordón del Apóstol, a impedirle acceder al Pórtico de la Gloria y mucho menos posar su mano en el Árbol de Jesé. Ya que la única opción de realizar “visitas a lo permitido” es en grupo guiado, previa reserva y pago ¡con varios días e incluso semanas de antelación!.

Foto: rtve

Pero la guinda al pastel la colocan en la “Ofiestadística” del Peregrino, donde se obliga a todos aquellos que quieran recoger la Compostela a soportar interminables colas y alguna que otra majadería.


Ahora toca el turno a las irresponsabilidades políticas: a las locales, como en Tineo o Allande, que con su absoluta dejadez ...


empañan el buen hacer de otros concejos como Villaviciosa, Siero, Grado, Salas, Salime, Fonsagrada o Castroverde, en los que se limpian y adecuan periódicamente los caminos y se mantienen y construyen albergues públicos.


A las que se suman las incongruentes actuaciones de las autonómicas y jacobeas, que con su nefasto cambio de señalización en paredes ...


y mojones a los que se les dotó de una vieira colocada aleatoriamente, actuación que se contagió a la vecina Asturias, y que en Galicia se les añadió una flecha que marca la dirección correcta y dos placas metálicas, una que indica el punto kilométrico y otra para mayor gloria de la Xunta y la UNESCO.


Igual que con los nuevos e innecesarios rodeos y tramos COMPLEMENTARIOS realizados con motivo del último acondicionamiento llevado a cabo en Galicia, con las que eclipsan la magnífica y acertada intervención en otros tramos, ...


entre los que no se incluyeron los “eternos” desvíos provisionales, que también contagiaron a Grado y Grandas de Salime.


Probablemente si el dinero inútilmente gastado, tanto en los nuevos mojones como en las numerosas vallas que predican las intervenciones, se podría haber realizado una adecuada y justa expropiación de terreno paralelo a la LU-530 para hacer un camino alternativo al asfalto, ...


e igual había alcanzado también para un paso seguro en la travesía de la N-547 en Pedrouzo, pero supongo que no habría tenido el mismo efecto “tranquilizador” sobre los encargados de comprobar la inversión de la cantidad aportada como cofinanciación.


Y los vendedores que se dedican al transporte de turistas por el Camino, sea en bici, en autobús, en coche o en burro, les pediría que a sus clientes que gozan de los mismos derechos que los demás, les impartan clases de educación y civismo para con todos los que se van encontrando, tanto en los escasos trechos de Camino que recorren, bares, albergues, capillas, iglesias o cuando llegan en tropel a sellar su “compostelana”, pues deben saber que algunos con los que tienen el "gusto" de compartir ese momento, les pudo costar semanas o meses de esfuerzo alcanzar el mismo lugar que a ellos pocos días, cómodamente semi-transportados.


Y por mi parte, me comprometo a recordar y pedir con más frecuencia ese respeto que tan magníficamente mantienen con su dedicación y entrega la mayoría de los curas rurales, hospitaleros, hosteleros, lugareños y demás “BUENAS GENTES” que con su paciencia, amabilidad, cariño y delicado respeto, hacen que el ESPÍRITU DEL CAMINO siga vivo.


Muchas gracias a todos ellos y Dios quiera que esto sea un "desvío provisional" más, y entre todos seamos capaces de mantenerlo vivo por mucho tiempo.

3 comentarios:

  1. Bueno Querido Vicente, Esa cruz la conozco desde la década de los 90 en que hice el primer Camino, ya llovió y cada dia peor. Puedo decirte que hace ya tres años que cuando llego si no me doy la vuelta antes, que no entro a la catedral, no merece el peregrino, el caminero, ese trato que reflejas, por tanto uno llega saluda hace sus abluciones y con la misma se v, es algo que está ocurriendo con mucha frecuencia, además de que al final lo que se quiere unos tener estadisticas y otros el papelito de marras, Al final el Camino es uno y sus deseos, y cada vez se nota mas por parte de algunos de independizarse de todo este trajin. Hablas de Tineo, y demás , QUe hacen algunos referentes de Asociaciones de AMigos del Camino, más alla de estar en todos los saraos politcos-religiosos.. En fin para que seguir, una larga carta a los Reyes Magos de Oriente y Occidente que siempre se pierde por el Camino. UN TAF

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón amigo Victor, esta entrada es un poco ese pataleo que de antemano sabes que servirá de muy poco. Pero es muy triste, que los que deberían de ser los primeros en mantener vivo el “espíritu” del Camino se lo pasen por la cruz del pantalón. De los vividores y medallistas... sin comentarios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. No puedo estar mas de acuerdo. Si me permites completaría tu lista con los vándalos que les molesta la existencia de la señalización, y por qué no, con los propios peregrinos que con el fin de llevarse un "recuerdo" de su camino arrancan la señalización de los mojones, etc., pero esto no es más que el reflejo de esta sociedad en general, en resumen falta de civismo...

    ResponderEliminar