7 feb. 2019

"Tomás, el último Templario"


Tomás Martínez de Paz, más conocido como “Tomás el de Manjarín” o como “el último templario”, parece ser que nació en Murias de Rechibaldo y tras pasar una parte de su vida en Madrid, un buen día del verano de 1993, toma la decisión de quedarse en Manjarín para ayudar, dar cobijo y orientar con el sonido de su campana a los peregrinos que por allí pasan. 


Con gran esfuerzo, múltiples dificultades, boicots, envenenamientos y desaparición de varios perros y otros animales domésticos, consigue levantar y mantener hasta el día de hoy un singular poblado. 

     

Lugar que sigue bajo la permanente amenaza de desaparecer, pues recientemente la Junta de Castilla León está interesada en privatizar los montes comunales de la zona, para conceder licencias de explotación aurífera. 


De Tomás se cuentan muchas cosas, la mayoría posiblemente producto de la imaginación del los numerosos autores de artículos que lo mencionan, pero quizá entre todas la más sorprendente y verdaderamente cierta es que él se considera “el último templario” y ejerce como tal, ...

  

otra innegable cualidad es su enorme corazón y su impagable generosidad con todos aquellos que día tras día pasan por Manjarín.


Ningún peregrino debe desaprovechar la ocasión de conocer su peculiar albergue, donde las comodidades de la vida moderna brillan por su ausencia y donde la hospitalidad es su bandera, si además tenemos la ocasión de compartir unos minutos, que se pueden convertir en horas, de animada y reconfortante charla con “el maestro”, a buen seguro que el paso por Manjarín permanecerá con nosotros durante mucho tiempo. 


Tomás ¡Buen Camino! y salud para seguir acogiendo, dando ánimo a todos los que pasamos, pasan y pasarán por tus dominios.

1 comentario:

  1. Personaje entrañable donde los haya, Tomás el de Manejarin es una de las leyendas vivas de todos los Caminos. Totalmente recomendable una visita a este icono caminero.Peregrinos del mundo Buen Camino.

    ResponderEliminar