5 mar. 2020

¡... que estaba de parranda!


Haciendo alusión a la canción, yo también ... ¡estaba de parranda!.


Y la parranda fue la única culpable me mi desaparición temporal de la red bloguera. Así que tras la experiencia en La Desértica, ¡LA BODA de Nayra!, otra San Silvestre en familia, ...



... la Navidad, el 40 aniversario de nuestra boda, varios viajes a Madrid, alguna escapada a la nieve, un domingo el Gordu con los “Mazcaraos” de Rozaes y varias “quejas” de amigos, motivadas por mi inactividad blogera, aquí estoy de nuevo estrenando estatus de suegro.


Si bien es verdad que durante éste periodo mis actividades, fueron de lo más variado, poco tuvieron que ver con el Camino de no ser, porque algunos de mis entrenamientos los suelo hacer sobre tramos del mismo.


Así que en esta entrada, solo haré un breve resumen de lo vivido durante la "desaparición", para dejar para las siguientes algunos descubrimientos y novedades camineras.
Tras La Desértica, casi todo mi tiempo lo dediqué a colaborar con Nayra y Rubén en la preparación de su boda.


Magnífica e inolvidable celebración, de la que disfrutamos en compañía de familiares y amigos durante los días 6, 7 y 8 de diciembre, días en los que no faltaron ni sidra, ...


ni comida, ni música ...

Con Vanja, Pepe y Nacho, el Colectivo Panamera

y por supuesto tampoco las ganas de pasarlo bien, para hacer honor a la canción de Víctor Manuel... Allá arriba en el norte, entre el monte y el mar, ... no te pierdas la felicidad ... comen, beben y bailan los de este lugar, como si el mundo se fuera a acabar.


Tras los festejos, unos días en compañía de Paco ...


hasta el regreso de los recién casados de su luna de miel.


Navidad en Madrid, mi segunda San Silvestre, noche vieja, año nuevo, Reyes y celebración de nuestros 40 años de casados. Enero lo completamos con un par de escapadas a la nieve, la creación de la Asociación de amigos de la Virgen y la Danza del Portal y la reanudación de mis entrenamientos, esta vez con vistas a la Africana y a los 101 de Ronda (con la inestimable colaboración y liada de Tino y Osto).


Febrero comenzó con viaje a Madrid, para la presentación de “El sol no volverá a brillar jamás” (libro de mi sobrino Adrián).


Para después de cumplir 63 años, escaparnos unos días a Andorra, ...


donde también nos encontramos con señales del Camino.

Señales en Canillo (Andorra)

Para el pasado día 23 disfrutar de un domingo “El Gordu” con los “mazcaraos” de Rozaes, pero esto será motivo de una entrada específica.


Y así pasaron los últimos cuatro meses, con muchísima actividad y casi sin tiempo para nada (punto débil de todos los jubilados), pero espero que a partir de ahora, logre encontrar hueco para seguir contándoos cosas del Camino y de su entorno.


Por cierto la canción también dice: “no cuentes nada de lo que verás, por si acaso se fuera a llenar”.


P.D debo pedir disculpas por la calidad de las fotos, ya que en su mayoría están hechas con teléfono móvil.

4 comentarios:

  1. La verdad es que todo esto dice poco de ti 😁😁, tantu cuentu y cuando trabajabas, trabajabas? Tenias tiempu de sobra pa contarnos coses, ahora que tas jubilau no tienes tiempu... uhmmm algo no cuadra 😁😁😁
    Bienvenido y guapu de Boda, menos esi chaleco 😁😁😁

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Fonso, la vida del jubilau necesita aclimatación y yo tovía llevo pocu tiempu. Ahora veo acabar les películes, no madrugo, entreno un pocu, leo, dibujo y muches coses más. Antes sólo trabayaba 🤣🤣🤣.
      Espero recuperar el ritmo y el chaleco ye fucsia 🤣🤣🤣🤣
      Un abrazu.

      Eliminar
  2. El creador d este blog está obligado a mantenerlo activo
    Y elige el tiempo, el momento y la información.
    Ah!!! Y tiene terminantemente prohibido abandonarlo
    ��������

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me resulta un tanto sospechoso éste comentario 🤣🤣🤣🤣🤣🤣🤣. Bueno, por lo menos me deja elegir el tema y los tiempos 🤣🤣🤣🤣🤣🤣

      Eliminar