14 jul. 2011

De León a Villadangos del Páramo

Seguramente no es la etapa más bonita del camino, pero después de siete años de otro largo y duro peregrinaje (traumatólogos, reumatólogas, osteópatas, fisioterapeutas, pruebas, pastillas, agujas…) que ni mucho menos ha terminado, ir desde León a Villadangos fue casi una fiesta. 
Es una etapa llana en su totalidad y por eso perfecta para mí. Sin apenas elementos o hitos destacables, exceptuando el santuario de la Virgen del Camino, de muy dudoso gusto, que visitan al año miles de fieles o "el Santiago Matamoros" de la iglesia de Villadangos, del que dará cuenta Vicente próximamente. Sorprende negativamente el descuido con que se sigue tratando este itinerario, patrimonio de la humanidad, por el que transitan continuamente tantas personas de todas las nacionalidades.
No esperábamos caminar los 21 km. sino más bien llegar hasta donde pudiera sin dolor, pero el buen tiempo y las numerosas paradas para descansar, hicieron que fuera fácil. Sin preocuparse de nada, ni competir ni ponerse a prueba, como en otro tiempo, sólo de poner un pie delante del otro y disfrutar del sol y la buena temperatura. La edad y los problemas físicos han venido a poner cordura y calma en una actividad que, se supone, hacemos por placer.


Además con el mejor compañero, como siempre pendiente de todo pero sin preguntar para no agobiar, cargando con sus cosas y las mías, adaptando su paso… y sobre todo ¡tan contento!
¿Merece la pena intentar retomar el camino y arriesgarse a tener que parar en cualquier momento  con la más que segura decepción? De momento ya hemos hecho otra etapa y mientras dura ¡vida y dulzura! que decía mi madre. Como la vida misma.






3 comentarios:

  1. ¡Qué gusto encontrarme con esta maravillosa sorpresa al visitar vuestro blog!
    ¡Enhorabuena, Ana! ¡Tú energía puede con todo...!

    ResponderEliminar
  2. Hola Ludy! Muchas gracias, qué sorpresa más agradable. Y tú por dónde andas?
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  3. Pensábamos hacer alguna etapa del Camino, pero surgió una pequeña lesión; así que nos fuimos unos días a "secar" a La Rioja. Ahora de vuelta para "seguir" vuestros pasos.
    Besinos

    ResponderEliminar