29 abr. 2014

"Muros de Nalón - Novellana"


La tardanza en publicar ésta etapa, se debe a no haber podido completar el recorrido hasta Novellana por el trazado “normal” o de “La Costa”, hasta el pasado domingo. 
Las razones por la que no fue posible hacerlo, en la jornada anterior, ya las contamos en la entrada: Por “pardillo” … por Las Palancas.


La etapa comienza a las puertas de recinto del palacio de Valdecarzana, para caminar en dirección a la estación de FEVE y dejar atrás Muros por un agradable camino que discurre entre abundante arbolado; en algún tramo se logra vislumbrar ligeramente el mar Cantábrico.


Al cruzar el arroyo de Aguilar, dejamos atrás el concejo de Muros y comenzamos a caminar por el de Cudillero, lo que también significa que nos adentramos en la Comarca Vaqueira.


Éste camino nos deja a las puertas de El Pitu, donde las escuelas Selgas, el versallesco palacio y la iglesia de Jesús Nazareno, recuerdan su relevante pasado.


Otro corto tramo de camino nos lleva hasta Piñera, donde, a trescientos metros del trazado, el restaurante Casa Lupa nos ofrece la posibilidad de reponer fuerzas.


El camino continua entre caseríos, cruza la N-632 y pasa bajo A-8, discurriendo en semi paralelo a la misma durante algo más de un kilómetro, vuelve a cruzar la autovía, para, después de un descenso bajo el viaducto de Artedo y un nuevo paso bajo la A-8, alcanzar La Magdalena.


El recorrido por La Magdalena ofrece unas magníficas vistas sobre la Concha de Artedo y la posibilidad de bajar hasta la playa, para retomar el camino en el aparcamiento. Nosotros continuamos la ruta tradicional.


Un fuerte repecho nos conduce por El Ribete hasta pasar bajo los viaductos, para continuar otro trecho paralelos a la autovía,  desviarnos por la izquierda, a través de otro agradable tramo de camino que nos lleva hasta Mumayor, barrio de San Martín de Luiña.


El trazado discurre por asfalto, entre prados y caserías, con la permanente presencia de la iglesia de San Martín de Luiña, célebre por tener en su interior frases como esta; “No pasan de aquí a oir misa los baqueros”, discriminatorias hacia el colectivo Vaqueiro.


Otro tramo de camino entre arbolado, nos conduce de nuevo a la N-632, en esta ocasión a las puertas de Soto de Luiña.


La travesía de la villa se hace, como no podía ser de otra manera, dando el clásico rodeo para dejarla atrás por la N-632, abandonándola momentáneamente por la empinada Cuesta de la Torre, que nos lleva a retomarla a la altura de Las Chabolas, lugar donde se encuentra el cementerio parroquial de Soto.


El trazado continúa junto a la pared derecha del camposanto, para llegar a un punto que requiere la máxima atención de l@s Peregrin@s: el camino que nace junto al muro del hotel rural Cabo Vidio.


¡ATENCIÓN! Solo debe tomarse éste CAMINO, si se pretende continuar por el camino de Las Palancas o Vaqueiro, pero ¡mucha atención! en varios kilómetros no existe la posibilidad de encontrar ni agua, ni avituallamiento.

El 27 de abril, pintamos esta leyenda al comienzo del camino de las Palanacas y ...

el texto; COSTA en la parte trasera de la señal, ¿un poco mejor así?

Es imprescindible avituallarse e informarse de su estado con anterioridad, pues en algunas épocas se encuentra muy descuidado, dificultándose un poco más el tránsito por él. El 30 de marzo de 2014 hasta Silvaoscura se encontraba casi perfecto, con la excepción de un mojón caído y otro que nos manda a la izquierda a ninguna parte, lugar en el que debe continuarse de frente. También es conveniente informarse de las previsiones meteorológicas, pues con niebla o mal tiempo, esta ruta, puede resultar un tanto arriesgada.


Si lo que pretendemos es continuar por La Costa, ruta más transitada y habitual, se debe seguir por la N-632 en dirección a BALLOTAS, según aparece en el mojón; éste será el último que encontremos hasta pasar Cadavedo. Pues si hasta aquí, la señalización de la etapa era francamente buena, con mojones y azulejos, reforzados por flechas amarillas, en lo que resta de etapa y la en siguiente hasta Cadavedo, únicamente encontraremos flechas.


Los algo más cinco kilómetros que restan hasta Novellana, se hacen íntegramente sobre el asfalto de la N-632, en la actualidad muy poco transitada. Suponemos que durante el verano tendrá bastante más tráfico, debido a que da acceso a numerosas playas.


Poca historia tienen estos kilómetros de asfalto, con la salvedad de ser adelantados por un par de grupos bastante numerosos de ciclistas y cruzarnos con otro que hacía el Camino de Vuelta a pie.


Por cierto, en las cunetas de la N-632 abundan las plantas de "Mirándanos" o "Mirúendanos", comúnmente conocidas como fresas silvestres.


En el primer enlace de Wikiloc, solo son válidos para ésta etapa, los primeros 20,1 km. hasta Las Chabolas, donde se encuentra la bifurcación de Las Palancas y La Costa.
. - Muros de Nalón - Las Chabolas (bifurcación Las Palancas - Costa)
. - Las Chabolas (bifurcación Las Palancas - Costa)- Novellana

2 comentarios:

  1. Es una zona preciosa a la que tengo ganas de regresar. Cuando hice esa tapa comencé bajando a la playa de Aguilar, aunque te desvías un par de kilómetros merece la pena conocerla. Algunos compañeros de jornada prefirieron bajar a Cudillero a tomar algo. Y también recuerdo que de Soto de Luiña a Novellana fui por la carretera sin problemas, pero un grupo de compañeros marcharon por ese camino de montaña que habéis marcado ¡y tardaron dos horas más en llegar! Estuvimos a punto de llamar a la Guardia Civil para que los buscara. En fin, lo que mejor recuerdo son los maravillosos acantilados de Novellana. Un saludo desde León.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniel:
      La verdad es que es una etapa muy bonita, antesala de otra todavía más. Es una pena que alguno de esos senderos estén un tanto descuidados.
      Algún día, esperamos terminar el camino de Las Palancas, pues el tramo que recorrimos el otro día, es muy bonito y sabiendo donde te metes ya es otra cosa.
      Un abrazo

      Eliminar