7 oct. 2014

"Facina"


Este curioso montón de hierba seca, levantado en torno a un palo y aislada del suelo sobre otros de mayor grosor, se conoce en Asturias como facina, vara de yerba o palanca según la zona.


No hace tanto tiempo lo común en nuestra tierra, era encontrarse a cada paso con escenas como las de las fotos, desgraciadamente en la actualidad estas joyas etnográficas fueron prácticamente desterradas por los numerosos, pestilentes e impactantes bolos plastificados, pues aunque nos parezca increíble los dos cumplen el mismo cometido.


La facina tiene la función de mantener con su peculiar forma, la yerba seca y a resgurdo de las inclemencias del tiempo, estas se levantaban cerca de las cuadras del ganado con la hierba que ya no cabía en les tenaes o pajares, ...


... para durante el invierno y según la necesidad irlas esmesando (adelgazando, arrancando la hierba) poco a poco, en ocasiones duraban más de un año.

Joaquín esmerando una facina

La acción de esmesar (arrancar la hierba) se hacía con un hierro de poco más de un metro de longitud, acabado en punta de arpón y mango cerrado para poder tirar con más fuerza.


En el bolo la hierba se guarda en verde, casi recién segada por eso el hedor que despiden al romperse o abrirse, pues la hierba al estar cerrada en plástico entra en un estado de semi putrefacción, utilizándose de igual manera como forraje para el ganado.


Su proliferación se debe principalmente a la comodidad, pues el proceso de empaquetado es mecánico y rápido, evitando de esta manera las engorrosas tareas de secar la hierba al calor del sol, tarea ciertamente complicada en un clima tan húmedo y lluvioso como el nuestro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario