27 nov. 2015

"Luarca"

Lugar: Luarca 
Situación: Parroquia de Luarca, municipio de Valdés
Localización: Lat. 43º 32’ 41.58’’ N - Long. 6º 32’ 3.12’’ W
Etapa en la que se encuentra: Cadavedo - Luarca - La Caridad
Dista: 16,0 desde Cadavedo - 36,7 hasta La Caridad
Altitud: 10 mts.
Camino: Camino de la Costa
Provincia: Asturias



El paso por la capital del concejo de Valdés, ofrece la posibilidad de visitar una de las villas costeras asturianas más singulares, fundada como tal en el año 1270 cuando el rey Alfonso X le otorga la Carta Puebla, aunque su verdadero origen se remonta a tiempos anteriores a dicha concesión.


Asentada en la desembocadura del río Negro, cuyo curso alcanza el Cantábrico serpenteando entre las dos colinas que abrigan el puerto y sobre las que crecieron los barrios más antiguos de la villa, Cambaral y La Pesquería.


Su puerto pesquero fue uno de los más importantes del occidente asturiano, desarrollándose una importante actividad en torno a la pesca de las ballenas hasta el siglo XVII.


Posteriormente fue el florecimiento de la industria conservera la que lo mantuvo con gran actividad, para paulatinamente convertirse en lo que hoy se contempla al paso por la villa luarquesa. Mencionar que en el año 1916, se funda en Luarca, la compañía de transportes ALSA (Automóviles Luarca S.A).


De su abundante patrimonio artístico, sería una pena no visitar La Atalaya, lugar en el que se levanta el faro, el popular cementerio y ...


... la capilla de la Virgen de la Blanca.


En la que se veneran con especial devoción entre el “Gremio de Navegantes y Mareantes”, las imágenes de la Virgen de la Blanca del siglo XV y la de Jesús de Nazareno de finales del XVII.



Entre las construcciones que conforman, la también conocida como La Villa Blanca, sobresalen numerosos edificios de gran porte y con marcado estilo indiano, dejando patente la importancia de la emigración a “las américas”, también en la zona occidental asturiana.


La torre de la iglesia parroquial de Santa Eulalia, marca el paso por la zona más baja de la Villa, nada queda de sus orígenes prerrománicos pues sufrió numerosas reconstrucciones y reformas, hasta adquirir a finales del siglo XIX su actual aspecto.


Frente al templo, en el nº 10 de la antigua calle de la Iglesia, se encontraba el hospital de Peregrinos al que hace mención G. Manier en su relato peregrinal de 1726. Algunas fuentes otorgan su fundación a los Templarios, mientras otras la sitúan en el año 1440, fecha posterior a la desaparición de la Orden en 1307.


Si por un lado, fue la capilla de La Blanca la que recibe a l@s Peregrin@s, será la de San Martín la encargada de desearles Buen Camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario