24 nov. 2015

"Que cambió en El Camino desde 2003"

Antiguo crucero de Castrojeriz, sustituido por el de la foto inferior

Hace doce años que Ana y yo recorrimos el tramo de Camino Francés, que éste otoño repetí en compañía de Ángel y Mariano.

Nuevo crucero de Castrojeriz, el antiguo fue derribado

Y resulta imposible no comparar lo que descubrimos aquel año, con lo que nos encontramos en está ocasión.

Junto a la fuente del Gallo de Hornillos, en el año 2003

Ya hace un par de años, cuando realizamos el tramo entre Puente la Reina y Atapuerca, tuve la intención de escribir una entrada haciendo referencia a éste tema, pero al final se quedó en el teclado.


Desde el alto de Atapuerca

Así que también mencionaré algunas cosas, que considero relevantes, de las anteriores etapas; como el enorme vacío que dejaron Felisa en Logroño y Don José María en San Juan de Ortega.


O la gran transformación sufrida por las localidades de Villafranca de Montes de Oca, Agés o Atapuerca, que pasaron de no tener casi nada a disponer de todos los servicios imaginables.

 

Esa misma transformación también la encontramos en Tardajos, Hornillos del Camino u Hontanas, donde igualmente se echan de menos las trastadas y el porrón de Vitorino, ...

En 2003, con Vitorino en Hontanas

... como la falta de las ruinas del Hospital de las Tiendas y la maltrecha iglesia de Bercianos del Real Camino, sustituida por esa rara iglesia-campanario que rasga el horizonte.

El nuevo campanario de Bercianos

La que también se refleja, en la proliferación a cada paso de albergues, hostales, bares y otros servicios, que en "temporada baja" se van de vacaciones a la espera de las masas. Sospechosamente el periodo de "vacaciones" suele durar desde mediados de octubre hasta mediados de marzo.


Las que no tienen temporada, para mayor gloria de sus promotores y autores, son las numerosas esculturas y alusiones al Peregrin@ que florecieron en casi todos los pueblos, villas y ciudades, por los que discurre el Camino.


También tengo la sospecha de que a medida que crecen los servicios, desaparecen los lugareños en éstos pequeños pueblos, pues la mayor parte de los nuevos establecimientos están regentados por foráneos.


Llegando a Hornillos

Lamentablemente, con la desaparición de "l@s autócton@s" se va la memoria más reciente del Camino y así, dentro de unos años, nadie recordará o le interesará la existencia de tal ermita, calzada, puente u hospital o de tal o cual personaje de los que fueron pilares fundamentales de la resurrección del Camino.


Ascendiendo al alto del Paso Largo

Igualmente se van perdiendo los populares topónimos con que se conocen regueros, cuestas, collados o parajes, que solo permanecen en la memoria de los más viejos o en antiguas ediciones de guías, también a punto de ser definitivamente reemplazadas por las populares APPS.


Parece que los árboles apenas crecieron en 12 años

De las pocas cosas que no cambiaron en éstos años, se encuentran; la caótica señalización y los "gochos" (cerdos) y vándalos. Si el problema de la señalización es una importante asignatura pendiente y relativamente fácil de solucionar, pues bastaría con que las distintas comunidades por las que discurre El Camino, tomasen la decisión de colocar tod@s las vieiras en la misma dirección.

Solo "queremos" un Camino limpio y poder sentarnos

El otro asunto mucho me temo que no tenga solución, pues como bien dice el refrán: "El que nace lechón, muere gorrino" y parece que éste "ganado" está en un frenético periodo de expansión.


Parece mentira, pero las flechas permanecen en el mismo lugar

Tampoco cambiaron mucho los escenarios en los que el dedo se va al disparador de la cámara, pues casi todos se repiten en el cambio de época.


Se nota que algunos de los árboles, tienen más agua 

Con la diferencia que en 2003 la cámara era analógica y controlábamos un poco más el dedo, cosa que de la que nos olvidamos con el salto a digital.

Una curiosa manera de disculparse

El paso del tiempo también acercó el "progreso" al Camino, en ocasiones con más servicios y atención, mientras que en otras lo hace con los molestos ruidos de las autovías o de los modernos trenes, que junto a los nuevos especuladores del Camino y de sus gentes, deberían estar a la mayor distancia posible del secular trazado.

De gran ayuda para l@s "sin pecati"

Pero con todo lo mucho bueno y lo poco malo, el Camino sigue generando adeptos y defensores, año tras año y así quedará patente uno más, en el que probablemente se alcance un nuevo récord en la Oficina de Acogida del Peregrin@ de Santiago de Compostela.


Por cierto, en 2003, tampoco teníamos ni correo electrónico en el móvil, ni WhatsApp, ni blogs, ni APPS, ni wifi y por no tener, no teníamos ni cobertura en la mayor parte del Camino, pero tampoco nos hacía falta ¡¡Qué tiempos aquellos!!.


¡NOS VEMOS EN EL CAMINO!

Bajando la cuesta de Matamulos, cerca de Hornillos

¡ULTREIA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario