12 ago. 2016

"Alfonso el zapatero"


En el nº 34 de la calle del Sol de Villaviciosa, en el corazón del trazado del Camino del Norte por las calles de la antigua Maliayo, tiene su taller Alfonso Martínez Figaredo "Fon" como lo conocen sus amigos y firma sus trabajos.


Hijo y nieto de zapateros, Alfonso da continuidad a una saga iniciada por su abuelo Máximo, a principios del siglo XX y continuada por su padre.


"Fon" desarrolla su actividad en el mismo local donde ya lo hiciera su abuelo y trabaja rodeado del espíritu de antaño, al que además del local colaboran algunas imágenes y utensilios de aquella época.


Alfonso es lo que algunos describirían como un auténtico "profesional", otros como un "artesano" y yo me atrevo a definirlo, sin miedo a equivocarme, como un verdadero "maestro zapatero" enamorado y orgullosos de su noble profesión.


En los ratos que disfruté de su compañía, pude constatar su vocación y su cariño por lo que hace; desde como te enseña sus mejores y más complicados trabajos, sus hormas, ...


... cortes, diseños o viejas cerdas de jabalí, que en algunas ocasiones todavía utiliza como guía de los hilos al coser, tal y como como hacían sus progenitores.


"Fon" no se conforma con hacer reparaciones de calzado, rodeado de pieles, yunques, tijeras, martillos remendones, clickers, tenazas, agujas y demás herramientas, el no duda un instante en enseñarte a relajar los pies después de una larga jornada caminera o en hacerte, sobre la marcha, una reparación de urgencia para poder continuar El Camino.


Sus conocimientos adquiridos desde la infancia, en la que ya se ganaba "la paga" haciendo los hilos con los que su abuelo y su padre cosían los zapatos, y su amor por lo que hace lo llevan a confeccionar bonitos y confortables zapatos a medida, llegando a realizar verdaderas obras de arte para los pies más exigentes y casi milagros, para otros realmente difíciles.


Así que cuando vuestro Camino pase por delante del nº 34 de la calle del Sol de "La Villa", no dejéis de dirigir la mirada al interior de la Zapatería de "Fon" y si fuera menester, de solicitar su ayuda para solventar cualquier problema en el elemento más importante de cualquier Peregrin@ ¡los pies!.


Gracias "Fon" por hacernos el Camino más cómodo con tu trabajo, tu sabiduría y tu paciencia.

1 comentario:

  1. Al pasar por el umbral de tu establecimiento, mis pies ya empezaron a sentir el descanso que poco más tarde les procuraria un masaje descompresor y unas plantillas a medida.
    Gracias Alfonso por tu artesanal saber hacer.

    ResponderEliminar