31 ene. 2017

"La Bendición de Peregrinos"


Para tod@s los que el Camino representa algo más que una simple aventura, existe un rito o sencilla pero entrañable ceremonia, desgraciadamente cada vez más en desuso, conocida como la Bendición de Peregrin@s.


Esta ceremonia que habitualmente tiene lugar al finalizar la Misa del Peregrino, en ocasiones también puede ser impartida, a la vez que te sella la credencial en la sacristía de la Iglesia, como nos sucedió a nosotros en Canfranc y a buen seguro, a much@s otr@s Peregrin@s.


El origen de esta ceremonia debe buscarse en los tiempos en que nacen las peregrinaciones, cuando a los elegidos por el pueblo para cumplir con la peregrinación se le entregaban los atributos de Peregrino.


A lo largo de estos años que llevamos por los Caminos de Santiago hemos tenido la ocasión de participar en bendiciones con numerosos participantes, como las de Roncesvalles, Los Arcos, San Juán de Ortega, Sarria o Pedrouzo, pero también tuvimos la ocasión de disfrutar de otras más íntimas como las de Canfranc, Jaca o Fonsagrada en la que únicamente asistíamos dos Peregrin@s a la misma.


Sea cual fuere la modalidad, creo que es una ceremonia que no debería de perderse, siendo los propios sacerdotes de los cientos de iglesias que jalonan Los Caminos, los principales impulsores de la misma y no de dejarla caer en el olvido como viene ocurriendo cada vez con más frecuencia, en distintos lugares de paso del Camino. Pues dejando de impartirla, aunque solo sea para un Peregrin@, lo único que se consigue es su desaparición.


Sirvan de muestra el ejemplo que acompaña a nuestro comentario.
Bendición de Peregrinos de Roncesvalles:


Oh Dios, que sacaste a tu siervo Abrahán de la ciudad de Ur de los caldeos, guardándolo en todas sus peregrinaciones, y que fuiste el guía del pueblo hebreo a través del desierto: te pedimos que te dignes guardar a estos siervos tuyos que, por amor de tu nombre, peregrinan a Compostela. 
Sé para ellos compañero en la marcha, guía en las encrucijadas, aliento en el cansancio, defensa en los peligros, albergue en el camino, sombra en el calor, luz en la oscuridad, consuelo en sus desalientos y firmeza en sus propósitos para que, por tu guía, lleguen incólumes al término de su camino y, enriquecidos de gracias y virtudes, vuelvan ilesos a sus casas, llenos de saludable y perenne alegría. Por Jesucristo, nuestro Señor. 
- Que el Señor dirija vuestros pasos con su beneplácito y que sea vuestro compañero inseparable a lo largo del camino. 
- Amén. 
- Que la Virgen, Santa María de Roncesvalles, os dispense su maternal protección, os defienda en los peligros de alma y cuerpo, y bajo su manto merezcáis llegar incólumes al final de vuestra peregrinación. 
- Amén. 
- Que el Arcángel San Rafael os acompañe a lo largo del camino como acompañó a Tobías y aparte de vosotros toda incomodidad y contrariedad. 
- Amén. 
– Y la bendición de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, esté con todos vosotros. 
– Amén 
Marchad en nombre de Cristo que es Camino y rezad por nosotros en Compostela.

2 comentarios:

  1. A mi ademas de la de Roncevalles, me encanta la de las Carbajalas y la tenemos cerquita¡¡
    Un abrazu¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros nos resultará imposible olvidar la de Don. José María en San Juan de Ortega, en 2003, ... casi nada, como pasa el tiempo, ... afortunadamente.
      Un abrazu Toro y salú

      Eliminar