27 oct. 2017

"Villadangos del Páramo - Astorga"


Por fin dejamos atrás la compañía de la pesada N-120 y pudimos disfrutar de los primeros momentos de Camino de verdad, incluso de un precioso amanecer y ...


... de un calor casi de verano.


En una jornada de cerca de 30 km. en los que fuimos dejando atrás Villadangos, San Martín del Camino y su singular platillo volante.


También Puente Órbigo y el puente del Paso Honroso, ...



... para desayunar en Hospital.


Repuestas las fuerzas continuamos por una magnífica pista hasta Villares de Órbigo y ...


... Santibañez de Valdeiglesias, donde iniciamos la travesía de la que yo conozco como la Sierra de la Culebra, ...


... hasta llegar a La Casa de los Dioses.


Donde disfrutamos de agradables momentos con la compañía de David.


De aquí al crucero de San Justo de la Vega desde donde ya avistamos el final de la jornada.


Pero antes, después de dejar atrás el pueblo, pasamos un agradable rato con Luis, ...


... pastor astorgano, que nos dio una verdadera lección de lo duro que  es vivir de un rebaño.


Pero lo realmente duro para nosotros comenzó al llegar a Astorga, donde el cocido, ...


... la lavandería y lo demás hicieron estragos, así que hoy tendréis que conformaros con esto y las fotos.


Como podéis  comprobar seguimos en perfecto estado y cogiendo color. 


Mañana si Dios quiere, seguiremos por la maragatería para intentar llegar hasta Rabanal del Camino.

4 comentarios:

  1. Buen Camino. No os deseo que lo pasesi bien porque ya veo que lo estáis pasando de miedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose Luis, la verdad es que estamos pasando unos días magníficos, la pena es que el 1 de noviembre hay que volver al tajo.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Buen Camino, estuve yo en el mes de agosto repasando el tramo desde Hospital hasta el chamizo de David pues esa nueva pista forestal se llevó por delante todas las señales así que me alegro de que nos os despistárais; tal vez para el año próximo pongan señales en condiciones pero hasta entonces las piedras pintadas que puso mi amigo Jesús Vázquez de Pamplona y no hay más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que debemos darle las gracias a Jesús pues, como tu bien dices, se cargaron la antigua señalización y de no ser por las flechas a saber donde hubiésemos ido a parar. Yo había pasado hace 10 años, pero como para acordarse de los desvíos.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar