7 nov. 2017

"En Ponferrada y ... hasta la próxima"


Seis días y 122 km. son lo que le pudimos dedicar a este “larguísimo” Camino Arago - Francés, que Ángel y yo iniciamos en Somport el 5 de noviembre de 2011 y que si Dios quiere, podríamos acabar el próximo año.

Angel y yo a punto de depositar "la piedra" en la Cruz de Ferro.

Pero como ya estamos acostumbrados a cambiar de planes sobre la marcha, como nos ocurrió en 2012 cuando recorrimos el Camino de El Salvador, ya con la incorporación de Mariano, ...

Mariano en Foncebadón.

... o en 2014 que por otro cambio de mis vacaciones tuvimos que ir cada uno por su lado y el pasado 2016, cuando por un achaque de Ángel repetimos plan, … ya veremos.

Crucero de San Justo de la Vega.

El caso es que éste año, con la incorporación de Ana al grupo, disfrutamos de seis veraniegos días a finales de octubre, ...

Ana, camino de El Ganso.

... recorriendo uno de los tramos más bonitos y emblemáticos del Camino Francés, ...

Piedras de Covadonga y Monsacro en la Cruz de Ferro.

... no sin antes haber transitado un par de jornadas por otro más insulso.

El Esla a su paso por Mansilla de las Mulas.

Días en los que además de un espléndido sol y un cielo azul inmaculado, ...


... gozamos de amaneceres para enmarcar y ...

Amanece en San Martín del Camino.

... también de algún que otro atardecer.

Atardecer desde El Acebo.

Pero indudablemente de lo que realmente disfrutamos fue de los momentos compartidos a lo largo de esos ciento y pico kilómetros, tanto entre nosotros, como con los compañeros de Camino y con los que tienen su vida, de una u otra manera, vinculada a la ruta Jacobea.

Ana con Luis, a las puertas de Astorga.

Especialmente aquellos que se dedican a cuidar, de manera totalmente desinteresada, ...

David trabajando en su Casa de los Dioses.

... de las almas y ...


... de los cuerpos que transitamos por El Camino.

El incombustible Tomas, sigue al frente de la encomienda Templaria de Manjarín.

Tampoco lo hicimos demasiado mal reponiendo fuerzas, dando buena cuenta de los riquísimos cubiletes de Colón, con los que cada año Ángel acostumbra a agasajarnos.

Ángel repartiendo sus exquisitos cubiletes.

Ni desperdiciamos la ocasión de degustar un excelente Cocido Maragato, ...


... ni de la sopas de trucha o de cebolla, de los huevos fritos con chorizo, de los pinchos de tortilla, ...


... ni tampoco de los reconfortantes desayunos, sin olvidar las tan necesarias y refrescantes cervezas de cada día. 


Así que si hasta el momento no tuvimos prisa, ...


... ahora que apenas nos quedan nueve jornadas para alcanzar Santiago, no merece la pena apurarse lo más mínimo y perderse días como estos.


¡HASTA LA PRÓXIMA!

Santiago Peregrino de Villadangos del Páramo

No hay comentarios:

Publicar un comentario