9 mar. 2018

"Frómista"

Lugar: Frómista
Situación: Parroquia y municipio de Frómista
Localización: Lat. 42º 15’ 59,66’’ N - Long. 4º 24’ 25,10’ W 
Etapa en la que se encuentra: Castrojeriz - Frómista - Carrión de los Condes
Dista: 25,4 Kmts. desde Castrojeriz - 19,6 Kmts. hasta Carrión de los Condes
Altitud: 783 mts.
Camino: Francés
Provincia: Palencia (Castilla y León)


Como en muchas otras ocasiones, no existe acuerdo sobre el origen del asentamiento de Frómista ni sobre el de su nombre, pues unos autores opinan que deriva de “gran floresta” como consecuencia de la existencia de una gran ciudad romana o visigoda, mientras otros piensan que procede de la abundancia de cereales “Frumenta” en la época de colonización romana y también los hay que creen que se debe a haber recibido el nombre de su fundador; un repoblador asturiano llamado Fromesta o Fromestano, que a finales del siglo IX se atrevió a crear una población en esa inmensa llanura.


Sea como fuere, las primeras referencias históricas de Frómista se encuentran en el año 1066 en el testamento de la reina doña Mayor o Munia Dona, a favor del monasterio de San Martín.


El pueblo de Frómista estuvo formado, durante varios siglos, por dos comunidades asentadas en sendos barrios con jurisdicciones y concejos distintos; uno el de Frómista y otro el de San Martín, es decir dos pueblos en un pequeño casco urbano lo que generó múltiples enfrentamientos, llegando incluso a levantarse una especie de muro de separación. Pero si algo quedará grabado en la retina del Peregrino de su paso por Frómista, será por las esclusas del Canal de Castilla y por sus iglesias.


Cuentan las crónicas que los Peregrinos de antaño lo primero que se encontraban antes de entrar en Frómista era la ermita de Santiago, en la actualidad son la obra hidráulica y la silueta de la iglesia de Santa María del Castillo las encargadas de darles la bienvenida.


La iglesia de estilo gótico tardío, fue construida en el siglo XV y perteneció a la fortaleza de la villa, el templo saltó a las primeras páginas de los periódicos en el año 1980 por haber sido victima del robo de doce tablas castellano-flamencas, de valor incalculable.


Pero será la proporcionada iglesia de San Martín, a la que ya le dedicamos una entrada específica, como el monumento más importante de la villa y uno de los ejemplos más destacados de arquitectura románica española, la que concentre la mayor atención del transeúnte.


Muy cerca de ésta se encuentra el templo renacentista de San Pedro, edificado en el siglo XV y reformado en el XVI con tres naves, divididas en cinco tramos cubiertas con bóvedas estrelladas, ...


... a los pies de las que se levantó una robusta torre campanario de cuatro cuerpos, abriéndose en el último grandes huecos para albergar las campanas.


Lo curioso del edificio es que está ligeramente inclinado, debido a que fue construido junto a un arroyo que hacía peligrar su estabilidad, por lo que una vez iniciada la obra decidieron desviarlo para evitar el curso de agua.


Llama la atención la puerta principal, de estilo renacentista que fue esculpida a modo de arco triunfal romano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario