6 jun. 2019

“Por Hospitales”


Quizá esta sea una de las frases más repetidas por todos aquellos que recorren o piensan recorrer el Camino Primitivo e incluso, por los que ya lo realizaron en alguna ocasión.


Unos la dirán como deseo, otros como interrogante, algunos con miedo y cada vez más, con la satisfacción de haber podido disfrutar de uno de los tramos más emblemáticos del Camino.


Sensación que experimento yo, cada vez recorro los escasos quince kilómetros que separan la capilla de San Pascual en La Mortera de Montefurado, bien sea como etapa del Camino Primitivo o como disculpa para quitarse el mono de Camino.


Como me ocurrió en las dos últimas ocasiones, una a finales de febrero y la otra el pasado jueves, en las que acompañé a cuatro amigos para que descubriesen éste espectacular tramo.


Si en la primera, con un magnífico día, únicamente nos encontramos con un par de Peregrinos, la pasada semana nos encontramos con algo más de una docena a lo largo del tramo.


Jornada en la que también nos llevamos una sorpresa, que aún no me atrevo a calificar pese a resultarme un tanto mosqueante, pues en la cabaña contigua al viejo hospital se están llevando a cabo algunas “obras”, que ya afectaron al cambio de una colorida techumbre y a la colocación de unas puertas, ...


eso sí, con un cartel que advierte claramente que pisamos una propiedad privada.


Sería una pena que la falta de “tacto”, respeto y control, acabase con uno de los pocos lugares que se mantienen prácticamente intactos desde que, en el primer tercio del pasado siglo, se abandonase el lugar al caer en el olvido el Camino Primitivo.


Mis allegados conocen mi pasión por el trazado histórico, sin despreciar para nada la opción de Pola de Allande, como suele hacerse con éste en la capital del concejo, en algunas guías y otras publicaciones.

Tramo de Pola de Allande al puerto de El Palo

Los argumentos que se utilizan para desdeñar éste tramo, suelen hacer alusión a la dureza y peligrosidad del tramo, especialmente en su discurrir por la parte alta de la sierra de Fonfaraón.


Respecto a la dureza, tanto la distancia como los desniveles acumulados a salvar son menores por Hospitales, razón por la que ésta opción permite acortar en una jornada el Camino Primitivo. En éste enlace se hace una comparativa de los dos trazados.

Fernando y Enrique con Also, a la entrada de Montefurado

Y en lo referente a la peligrosidad ¿? ... con buen tiempo, la única precaución que debe tomarse para disfrutar de la jornada, es la de llevar la cámara de fotos, agua y algo de comida, pues con el cierre del bar de Lago, tanto desde Pola de Allande como desde La Mortera, no se encuentra ningún lugar donde avituallarse.


Con mal tiempo o mucha niebla, en las condiciones actuales de señalización no debería de afrontarse, salvo por conocedores del tramo. Bien es verdad que si se realizase una reposición, con un ligero aumento y repintado, con material fluorescente, de las estacas de madera que existen a partir de La Paradiella, el riesgo de perderse con climatología adversa quedaría considerablemente reducido.


Asignatura que, al igual que el tramo “histórico” que discurre por Vallinadosa, en el que no es necesario llegar al alto del puerto del Palo, para alcanzar Montefurado, dependerá del beneplácito de las autoridades o altos funcionarios “in” competentes, ... hasta el momento.


Yo aconsejo optar por la ruta de Hospitales, siempre que la climatología sea favorable y antes que los despropósitos lo estropeen, eso si, siempre tomando como punto de partida Campiello o Borres, ya que el primer punto seguro para finalizar la jornada o avituallarse es Berducedo.

Al fondo, los Picos de Europa
Tras la zona de humo, se encuentra el macizo de Ubiña

No hay comentarios:

Publicar un comentario