14 jul. 2013

"Santiago - Negreira" ... regreso a la tranquilidad


Lo más emocionante del Camino fue compartir con Ana y Vicente la llegada a Santiago. Personalmente, después del subidón de haber conseguido llegar, me queda una cierta sensación de haber aprobado “con adaptación curricular”.


Gracias a mis compañeros he aprendido que este viaje es mucho más que los kilómetros que haces.


La etapa de hoy se presentaba un poco difícil. La sensación de haber alcanzado la meta, el Ribeiro de la celebración de ayer, la falta de descanso (Santiago es una maravilla)…, hicieron que dar el primer paso costara bastante más que estos días.


Suponíamos que por fin habríamos dejado atrás a tantos excursionistas, curiosos y despistados. Aunque salimos tarde nadie nos acompañó en la salida de Santiago y por eso recibimos un susto considerable cuando una peña de ciclistas nos adelantó por un camino realmente estrecho y difícil, con peligro para los que vamos a pie.


Caminando muy poca gente realmente. Los primeros doce kilómetros, como siempre, los hicimos rápido entretenidos contemplando más que el paisaje las urbanizaciones de tremendos “casoplones”(como dice Vicente).


Un descansito y un tentempié en Augapesada nos preparó para la subida, larga y dura, por un bosque de eucaliptos, al Alto do Mar de Ovellas.



De la segunda parte lo más llamativo: Ponte Maceira ...


.... donde encuentras antiguos molinos, un puente desde donde se contempla la presa, un gran pazo, una capilla bajo la advocación de San Blas y un hermoso cruceiro.


Y también como siempre lo más difícil al final, el cansancio se acumula y el sol de justicia nos castiga.


Mañana tendremos que madrugar un poco más.
Rosa



Después de haber llagado a Santiago y con los trajines propios de la llegada, misa del Peregrin@, abrazo y visita a la cripta del Apóstol, dejar nuestros deseos en la Corticela, ...


... visitar la Catedral tranquilamente, recoger la Compostela y celebrarlo como el Apóstol manda, tuvimos que actualizar aprisa y corriendo.


Hoy retomamos la tranquilidad para todo, pues además de la paz y el sosiego que se respira en casi todo el trazado del Camino y la "elegida" compañía, gracias a Santiago, no tenemos otra cosa que hacer hasta la hora de la cena: que la colada, la manicura y ...


... mientras "otras" duermen la siesta, yo aprovecho para actualizar el blog y contestar y agradecer los comentarios de ánimo que nos ponéis a diario.

4 comentarios:

  1. Envidia sana me dais. Espero que pronto os pueda seguir.
    Buen camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad que merece la pena hacerlo, pero a ser posible, en una época que haga un poco menos de calor.
      En la otra ocasión que lo hicimos, era otoño y nos permitió hacerlo en tres días, bien es verdad que teníamos cinco años menos.
      Gracias por seguirnos.

      Eliminar
  2. Gracias por todo lo que nos transmitís y por hacernos partícipes de vuestro Camino!
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por los ánimos y por la compañía, aunque sea en la "red".
      Un beso

      Eliminar