26 sept. 2014

"Un lunes por Segovia"


Aprovechando dos días "seguidos" de fiesta en Oviedo, a riesgo de que San Mateo se enfade un poco con nosotros al no cumplir con la tradición, Ana y yo, nos dimos una escapada para hacer un poco de turismo y de paso comer con Nayra en la "Capi".


Como el plan inicial, era dormir el domingo en Segovia, la primer actividad de la mañana del lunes fue visitar la ermita de la Vera Cruz, … la cuarta octogonal. Nada más acercarnos, su exterior llama la atención pues parece que tiene más de ocho lados, y así es, pues en contra de lo que dicen algunas guías, su planta poligonal la cierran doce.


Cierto es, que cuatro de sus muros están ocultos por la torre y la cabecera, pero tiene doce lados. Deducimos que su relación con las octogonales de Eunate y Torres del Río, es por su presumible origen constructivo o por su forma y no por el número de lados. Olvidándose también de hacerlo, como es habitual, con la asturiana de Santiago que se levanta en la sierra del Aramo.


La ermita se encuentra a las afueras de la ciudad de Segovia, sobre una ladera pedregosa en el arrabal de San Marcos junto a la carretera que lleva a Zamarramala y al trazado del Camino de Santiago desde Madrid.


Según una inscripción interior que cita el año 1208, se sabe que fue construida presumiblemente por la Orden del Santo Sepulcro, a principios del siglo XIII. En 1531 pasa a manos de la Orden de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta.


Fue parroquial del cercano pueblo de Zamarramala hasta que se construyó en el pueblo una iglesia parroquial, con lo que la Vera Cruz dejó de tener los cuidados necesarios, incurriendo en ruina durante buena parte de los siglos XVIII, XIX y XX. En 1949 es cedida a la Orden de Malta y en ese mismo año es restaurada. El exterior refleja una acusada austeridad a lo que no es ajena su fábrica de calicanto y la ausencia de otros elementos decorativos, que los que adornan las dos puertas de acceso.

 

La de poniente es la principal, está protegida bajo tejaroz con canecillos y metopas. Tiene cuatro arquivoltas de medio punto, con decoración de dientes de sierra, y los capiteles muestran guerreros en pleno combate, arpías y seres demoniacos atormentando a un pecador, también dispone de tímpano, pero es completamente liso.


La portada meridional es más sencilla y pequeña, con cuatro arquivoltas lisas y de baquetón sobre jambas y dos pares de columnas, careciendo de tejaroz. En el desgastado relieve superior, parece representarse la escena de las Tres Marías ante el sepulcro vacío de Cristo, esta representación refrendaría la vinculación de la iglesia con el Santo Sepulcro de Jerusalén.


Entre esta puerta y la cabecera se levanta una torre, con tres cuerpos, de los que los dos primeros son románicos. La pena es que durante las mañanas de los lunes, está cerrada, teniendo que conformarnos con ver el exterior, una pena, pues parece ser que su interior, en el que durante siglos se guardó una reliquia del Lignum Crucis, es realmente sorprendente.


Después de un largo paseo por Segovia y unas fotos de la ermita desde los jardines del Alcázar, …


… a comer en Pedraza y por la tarde de regreso a casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario