21 nov. 2017

"Castrojeriz"

Lugar: Castrojeriz
Situación: Municipio y parroquia de Castrojeriz
Localización: Lat. 42º 17’ 18,94’’ N - Long. 4º 8’ 8,94’ W
Etapa en la que se encuentra: Burgos - Castrojeriz - Frómista
Dista: 9,8 Kmts. desde Hontanas - 25,4 Kmts. hasta Frómista
Altitud: 810 mts.
Camino: Francés
Provincia: Burgos (Castilla y León)


Aunque su verdadero origen está rodeado de incertidumbre, ya que según que autor es identificada como la Sisaraca de los Murgobos, Ambisma, Segisama Julia o Castrum Caesaris, todas ellas antiguas ciudades o asentamientos. 


No será hasta el siglo IX cuando se encuentra, en el Cronicón Albeldense, la primer referencia escrita como Castrum Sigerici, nombre que evolucionó a Castro Xeriz, Castro Sorit, Castro Surit o Castro Sorecia hasta el actual de Castrojeriz. 


Sin embrago de lo que si se tiene absoluta certeza es que su nacimiento tiene lugar en lo alto del cerro en el que se levanta el “Castro”, apelativo que recibe el castillo. Cuyas ruinas son la primer referencia visual que tiene el Peregrino de la villa castreña. 


La entrada a la villa se hace por su barrio más oriental, el de El Manzano, en el que se levanta la Colegiata de Santa María del Manzano, de la que toma su nombre el lugar. 


Se trata del edificio religioso más antiguo que se conserva en Castrojeriz, la antigua Colegiata fue fundada en el siglo IX, reconstruida a comienzos del siglo XIII y sometida a reformas y ampliaciones posteriores, ...


... a pesar de las cuales sigue conservando la puerta original de la fachada sur. 


En la abocinada portada occidental pueden verse seis pares de columnas, rematadas por capiteles con iconografía románica en los que se representan bestias fantásticas, luchas de caballeros y a San Miguel alanceando a su enemigo. 



En sus tres naves y capillas laterales, se conservan lienzos, sepulcros, retablos y esculturas de diversas épocas, entre las que destaca el retablo mayor y la imagen del siglo XIII en piedra policromada de la patrona de la villa, La Virgen del Manzano, a la que hace referencia Alfonso X en sus populares Cantigas. 



Superado el barrio del Manzano, el Peregrino comienza la andadura de sobre la larga sirga (Calle Real) que atraviesa la villa castreña, a lo largo de la que se van sucediendo algunos de los edificios más relevantes de este perfecto ejemplo de pueblo-camino.


De los tres conventos, siete hospitales, numerosas iglesias, palacios, hospederías y mesones documentados en los tiempos de máximo esplendor del Camino Francés, todavía se pueden contemplar algunos de ellos, en perfecto estado de conservación. 


El primero que sale al paso es el de la antigua iglesia parroquial de Santo Domingo, construida entre los siglos XV y XVIII, en la que destaca la gran torre campanario y su puerta adintelada, sobre la que se encuentra la imagen de la Virgen y el Niño. 


En la actualidad y tras una considerable restauración, se ha instalado en su interior un centro de interpretación del Camino de Santiago. 


Mas adelante se atraviesa la semi porticada Plaza Mayor, en la que llama la atención el ayuntamiento y su curiosa torre con reloj.


Al final de la travesía urbana se levanta un edificio de marcado aspecto militar, pero sorprendentemente se trata de la torre de los pies, que pertenece a la iglesia de San Juan Bautista. 


Obra original del siglo XIII con considerables reformas en los siglos XV y XVI, tiene ábside poligonal con contrafuertes en las esquinas, siendo lo más notable del edificio, ...


... además de la mencionada torre, es su claustro gótico con artesonado mudéjar que se adosa al muro sur. 

 

Tanto a lo largo del recorrido por la Calle Real, como en el entorno urbano se encuentran otras obras o restos arquitectónicos dignos de mención, como los de la antigua iglesia de San Esteban, hoy convertida en albergue, o la Casa del Cordón, el palacio de los Gutiérrez-Varona, la antigua sinagoga hoy un mesón, el monasterio de Santa Clara fundado en el siglo XIV o las ruinas de el de San Francisco.

1 comentario: