28 nov. 2017

"Villalba"

Lugar: Villalba 
Situación: Parroquia y municipio de Villalba
Localización: Lat. 43º 17’ 54.31’’ N - Long. 7º 40’ 58.34’’ W
Etapa en la que se encuentra: Abadín - Villalba - Baamonde
Dista: 22,3 km. desde Abadín - 22,07 km. hasta Baamonde
Altitud: 470 mts.
Camino: Camino de la Costa
Provincia: Lugo (Galicia)


Como Undecimus comitatus Montenegrus dicitur, se hace referencia en el siglo VI a la actual capital de la “Terra Cha”, que según parece, ya era villa amurallada y con castillo en esos tiempos bajo la protección de la familia Montenegro.


Tras las invasiones musulmanas y un devastador incendió, pasará por un periodo sin ningún tipo de referencias documentales, hasta que en el siglo XII reaparece citada como Vilarente. Sin embargo no está clara ni la fecha en la que se construye la fortaleza, ni en la que adopta el actual nombre, pues algunos autores lo sitúan en el siglo XII, mientras otros la retrasan al siglo XV.


Tiempos en los que son frecuentes los enfrentamientos entre las familias de nobles y de las populares revueltas Irmandiñas, durante las que fue destruido el castillo villalbés hasta en dos ocasiones. Periodo tras el que se reconstruye en forma cuadrada, con tres torres defensivas y la del homenaje, de atípica forma octogonal, único elemento que permanece en pie del conjunto defensivo. 


La torre, conocida como de Los Andrade, fue rehabilitada y convertida en Parador Nacional de Turismo en el siglo pasado, siendo el elemento arquitectónico más representativo de Villalba. 


Cerca de la torre se encuentra la iglesia parroquial de Santa María, fue construida en la segunda mitad del siglo XIX en sustitución de un antiguo templo románico. 


Otro edificio que llama la atención es la actual Casa de Cultura, construida en el año 1842 para albergar el Ayuntamiento y la cárcel.


La mejora de la situación económica de sus habitantes, como consecuencia de la introducción del maíz procedente de América en los siglos XVI y XVII, dio pie a la construcción de numerosas edificaciones de carácter noble, de las que aún pueden verse algunos ejemplares en perfecto estado de conservación con sus blasonadas fachadas.


Una tradición que sigue presente desde la época feudal es la cría de los conocidísimos capones de Villalba, aunque ya no como pago de ninguna contribución o renta a los señores y autoridades, sino como exquisito plato de su gastronomía y actividad económica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario