26 oct. 2018

"Molineros y Molinos" y II


Tan evidente como la importancia que tuvieron los molinos en el desarrollo de la vida rural asturiana, es la de su influencia sobre el trazado de los Caminos norteños en alguno de sus tramos, pues a partir del siglo XI ya comienzan a aparecer en los arroyos y ríos asturianos los primeros molinos hidráulicos en sustitución de los primitivos de accionamiento manual, ...

Molino manual, en el museo etnográfico de Grandas de Salime 

iniciando su gran expansión a partir de finales siglo XVI con la llegada del maíz y el nacimiento de las llamadas rutas harineras o molineras, muchas de las cuales fueron utilizadas como vías de comunicación principal entre los diferentes núcleos de población rural.

Uno de los puentes que se encuentran en el Camín Perdiu

Vías que debido a su frecuentación ofrecían mayor protección y compañía al Peregrino, además de la posibilidad de cobijo en caso de necesidad, e incluso la de poder desempeñar algún trabajo ocasional.


Desgraciadamente éstas rutas fueron cayendo en desuso al tiempo que los ingenios harineros hidráulicos, como también había ocurrido con las peregrinaciones.

El molino de Baltasar, en La Rivera cerca de Valdediós

Razón por la que los llamados trazados históricos de los Caminos, señalizados “oficialmente” a principios de los años 90, optaron por dejar al margen algunos de estos tramos en favor de las nuevas vías de comunicación, e incluso de conveniencias locales o decisiones personales.

Ruinas de uno de los doce molinos que se levantaban en el río de Valdediós

Sea como fuere, según la Enciclopedia temática de Asturias, los abundantes restos de molinos de agua que se encuentran en los márgenes del Camino se pueden clasificar, atendiendo a su construcción y nunca a su maquinaria, en tres tipos fundamentales: molinos de regato, ...

Molino de regato cerca de El Pedregal, Tineo

de río ...

Molino de río en Grases

y de mareas, de éste último apenas existieron media docena de ejemplares en Asturias, de los que únicamente se conserva el remozado y desfigurado asentamiento de La Enciena de Tornón en Villaviciosa.

En el círculo La Enciena desde el Camino a la altura de Tornón, Villaviciosa

Salvo en algún caso excepcional que el ingenio pudo utilizar rueda motriz vertical, los tres modelos lo hicieron con mecanismo horizontal conocido en Asturias con el nombre de “rodendu” o "rodeznu".

"Rodendu" abandonado en Grases, Villaviciosa

Generalmente las construcciones de los dos primeros modelos, eran edificios de pequeño tamaño, con planta rectangular y cubierta a dos aguas sobre muros de piedra, en los que además de la puerta de acceso se abrían, como mucho, un par de pequeños ventanucos.


Los molinos costaban de dos alturas, la inferior llamada arcu o bóveda en la que se encontraban los elementos dependientes del agua, y un espacio único superior en el que se alojaban los instrumentos de molienda y la estancia del “molineru”.


El proceso comienza con el aprovechamiento del agua del río por medio de una pequeña presa, ...


para desviarla a través de la “canaliega” ...

Una "canaliega" a punto de desaparecer entre la maleza

a un espacio más amplio, anexo al molino llamado “barbacana”, donde se estancaba.


Para poner en marcha el molino se dejaba caer el agua desde la “barbacana” a través de una estrecha y pendiente canalización conocida como “cubu” que desembocaba por un estrecho agujero llamado “salibu”, haciéndolo sobre "les aspes” o “péndoles" de la metálica rueda motriz horizontal o “rodendu”.

 

El “rodendu” se sostiene sobre el “palu” o “asta”, pieza de madera que contiene la “espada” o “bursa” rematada por la “inera”, por medio de la cual, se encajaba en la muela.

En primer plano la cabria, al fondo una espada rematada por la inera

Toda esta estructura giraba sobre el “peón”, parte inferior del “palu” que solía ser de piedra, que rotaba y se mantenía sobre la “sapa”, un canto rodado marino con determinadas características.

"Sapa" sustituida después de un tiempo de utilización

Encajado en la parte superior del “palu” se encontraban las muelas, la inferior o “frayón” que se encajaba mediante la “bursa” manteniéndose fija. Y la superior o “volandera”, que encajada sobre la “inera” giraba por la acción del agua sobre el “rodendu”.

Grano de maíz cayendo al "güeyu" al ritmo que marca el "tirabolu"

Sobre las muelas se encontraba la tolva o “monxeca”, en la que se depositaba el grano, que se deslizaba por el “cuernu” ...


en función del ritmo que marca el “tirabulu”, pieza de madera que roza en la muela superior y hace vibrar al “cuernu” dejando caer el grano al “güeyu”, agujero de la “volandera” que permite al grano introducirse entre las dos muelas encargadas de triturarlo.

Moliendo trigo

Grano que una vez convertido en harina se iba depositando a través de la “saliera”, en un cajón llamado “baranzal”, con lo que se consideraba finalizada la molienda.


Éste proceso, que a primera vista puede parecer sencillo, requiere de una gran destreza y conocimiento de los diferentes mecanismos del molino, además de un permanente trabajo de mantenimiento.

Gráfico de un molino de agua, obra de Juan Pedrayes en Los molinos de Maliayo

Comenzando por la perfecta limpieza de los canales y conductos de agua, pasando porque todos los mecanismos giren acompasadamente y sin tirones, para finalmente ajustar la separación y nivelado de las muelas con la finalidad de que produzcan una harina de calidad y no “empane”, formen una amalgama con el grano sin terminar de molerlo correctamente.


Las muelas requieren de un mantenimiento periódico conocido como “el picado”, limpiando y remarcando las estrías que se realizaron inicialmente en las piedras y se van gastando paulatinamente con el proceso de trituración del grano.

José Manuel muestra la herramientas necesarias para el picado y nivelado las muelas

Para la manipulación de las muelas los molineros se ayudaban de una singular grúa, mecanismo con dos brazos metálicos pendiente de un brazo de madera móvil, denominado "cabria".

Cabria con muela, en un molino abandonado entre San Marcelo y La Reaz 

Sirva como referencia que para moler un saco de maíz, solía ser necesaria más de una jornada de trabajo, pues al mantenimiento descrito del molino, debe añadirse que el proceso tiene que detenerse periódicamente con la finalidad de que se enfríe la muela y no llegue a quemar la harina.

Muelas a la espera de ser reutilizadas, probablemente, como elemento decorativo 

En los ríos de mayor caudal existían molinos con dos o más muelas, por lo que el edificio era proporcionalmente mas grande en función a su número, debido a que necesitaba el mismo número de arcos que de muelas para albergar los correspondientes rodeznos, este tipo de molinos solían ser propiedad de la nobleza y el clero.

Molino de doble muela en Barro, Llanes

Los molinos de mareas se hallaban en las rías aprovechando pequeños brazos o ensenadas, siendo también de rodezno horizontal, con la diferencia de que en vez de aprovecharse de la corriente del río, sacaban partido a las diferencias de nivel de agua entre la pleamar y la bajamar.

El remozado molino de marea de La Enciena de Tornón, desde el Camino

Para ello se construía un muro que cerraba la ensenada, sobre el que se edificaba el molino, permitiendo por medio de compuertas el llenado de la ensenada con la pleamar, para una vez que la marea comenzaba a bajar ir liberando el agua embalsada para mover el “rodendu”.

La Enciena de Tornón, vista desde la ría de Villaviciosa

Para la confección de las dos entradas sobre los molineros y molinos, utilizamos información y terminología proporcionada por los molineros de Rozaes, así como la extraída de la Enciclopedia temática Asturiana y del libro Los molinos de Maliayo, obra de nuestro malogrado y querido amigo Rafael Balbín Loredo.


Entradas que nos gustaría sirviesen de recuerdo y homenaje a "Rafa", como defensor que era de nuestro patrimonio y costumbres, además que del Camino de Santiago, especialmente del “molineru” Camín Perdiu o de Los Salvadores, y su indiscutible paso por San Salvador de Fuentes.

Puente y restos del molino de Los Basares, en el Camín Perdiu, Villaviciosa

4 comentarios:

  1. Como se nota que tas jubilau y tienes más tiempu ������

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se que me pasa con las respuestas que no me deja contestarlas desde el blog y tengo que hacelo desde google.
      "toro" ya ves pa que da tar ociosu, bueno otros tírense al Camín, yo arréglome con el blog. jajajaja.
      Que no pases muchu fríu y ¡BUEN CAMÍN!
      Un calurosu abrazu

      Eliminar